martes , 25 enero 2022

Zenith Review

Título: Zenithzenith-ps4

Plataformas: XBOX ONE, PC, PS4

Género: Rol

Desarrollador: Infinigon Games

Distribuidor: Bandlands Games

Lanzamiento: 23/09/2016

Precio: 19,99€

Número de jugadores: 1

Online: No

Voces/Texto: No/Castellano

El mundo de los Rpg se nos vuelve más golfo gracias a Zenith, un heredero gamberro de Diablo.

El mundo de los videojuegos Indie está más vivo que nunca, y la industria española cada vez arriesga más con títulos más atrevidos y mejor acabados, y quizá sea este el caso de los chicos de Infinigon, que de la mano de Badland Games, se lanzan a una aventura que marca fuertemente cual es el objetivo de este estudio; retomar el rol más añejo aderezándolo con humor español al más puro estilo Mundo Disco o Monkey Island, pero con un lenguaje más atrevido y más cerca a los tiempos que hoy corren.

Si lo que queremos es pasar un rato fresco y relajado apartado de las tensiones y los quebraderos de cabeza, Zenith es nuestro juego, pues es precisamente de lo que huye, los retos difíciles y la dramatización.

Luz y colorido no nos faltara en Zenith.
Luz y colorido no nos faltara en Zenith.

El juego nos pone en la piel de Argus Windel, un mago venido a menos que sale de un lio y se mete en otro, y que es el único protagonista que tenemos en un reparto de personajes dispares que nos van metiendo en la historia en la que se desarrolla este rpg en tiempo real al estilo Diablo. Tras una presentación escueta del protagonista, en la que es víctima de un secuestro por parte de unos elfos bastante torpes, y una exploración a través de unas cloacas repletas de ratas con mucho sentido del humor y que nos desgranan los entresijos de su jugabilidad a modo de tutorial, pronto nos daremos cuenta de con que nos encontramos; batallas en tiempo real contra hordas de enemigos a los que derrotarlos no nos costara demasiado y, todo hay que decirlo, pese a que el título en un principio entra por el ojo y por el mando, estamos ante una dificultad pensada para novatos en este tipo de juegos, muy lejos de grandes desafíos como nos podrían ofrecer títulos como Sacred o el mismo Diablo.

Su colorido y ambientación detonan un gran trabajo que, por desgracia, se desdibuja un poco dado a la ralentización de movimiento que sufre en muchas ocasiones, sobre todo en los mapas exteriores, y que nos hacen tener la sensación de que estamos jugando en un soporte que no está a la altura del juego.Independientemente de los pequeños fallos técnicos, propios de juegos de este tipo, todo es muy llamativo graficamente y los efectos, escasos, hacen su cometido y hacen que en muchos momentos parezca que estamos en un capítulo de algún Fable o, salvando las distancias, en algún Final Fantasy, más aún cuando en el transcurso de nuestras aventuras, nos encontremos con personajes literalmente sacados de estos juegos.

Zenith_20161009200851
Aqui podemos ver la version comica de tres de los protagonistas de Final Fantasy VII

El apartado sonoro cumple, sin más, cada zona tiene su propia composición y una general que, la verdad sea dicha, puede llegar a cansar demasiado, pero que no podremos sacarnos de la cabeza, incluso, en algún momento como en el primer boss, podremos escuchar una melodía que parece sacada directamente de un disco de Rammsteim, y es que, cuando un juego carece de diálogos y de doblaje alguno, la música se convierte en principal protagonista de nuestras andanzas, y es algo que hay que tener muy presente, sobre todo para los oídos más críticos.

El juego engancha en sus primeras horas, gusta, pero al poco podemos ir dándonos cuenta de que estamos en un título algo repetitivo, fácil y algo cansado. Comenzamos una misión, hablamos con otros personajes, reponemos pócimas, y a por otra horda de enemigos que derrotaremos sin problema para después, ir a por el boss. Los personajes carecen de profundidad y su historia tampoco tiene un verdadero hilo narrativo que nos lleve a desvelar que es lo que habrá detrás de la siguiente puerta, fase o pantalla. La evolución de nuestro héroe es nula y el abanico de posibilidades que se nos muestra, ojo, siendo un mago, es bastante escasa, lo que termina por frustrar un poco y, sobre todo, cansar al jugador experimentado en este tipo de juegos.

En las localizaciones exteriores es donde mas notaremos las molestas ralentizaciones.
En las localizaciones exteriores es donde mas notaremos las molestas ralentizaciones.
Colud? Eres tu?
Cloud? Eres tu?

Pero lo que realmente persigue este título no es crear una gran producción que empuje al jugador a superar un desafío, sino que lo que pretende es contagiar el humor con el que se ha desarrollado, y eso sí que lo consigue. Toda la narrativa está estructurada con un lenguaje sarcástico, satírico y lleno de humor, humor traído al rol, al mundo de los dragones, arañas y orcos, orcos que se creen Mafiosos y que no son más que una panda de inútiles. Conversaciones llenas de chispa y constantes chistes, algunos sin sentido, pero que provocan la risa igualmente, guiños constantes a otros juegos del género y a sus criaturas y, en definitiva, una dosis de cachondeo constante que nos aleja por completo de cualquier sensación de que estamos ante cualquier desafío.

LO MEJOR
-Su frescura y su sentido del humor constante.
-Su musica, sus graficos y su dinamica nos retraen a lo mas añejo del mundo del rol.
-Sus constantes guiños a otros juegos, en especial a Final Fantasy.

LO PEOR
-Ralentizaciones constantes que nos hacen parecer que estamos ante otra generacion de juegos.
-Su nula dificultad, el titulo huye de cualquier reto.
-La ausencia total de voces, en las consolas de sobremesa, es algo que quedo ya en los 90.

ZENITH

PUNTUACIÓN - 65%

65%

En definitiva, se nota a leguas que estamos ante un título independiente, con gráficos que cumplen y una banda sonora que tampoco va más allá de su cometido, pero que entretener, entretiene, pero que alejara a los más puestos en el género, o dicho de otra manera, sería un título ideal para alguien que nunca lo hubiera jugado. Humor, rol y personajes dispares que compones unas 20 horas de juego que, con los tiempos que corren, queda muy atrás de lo que de verdad exige el mercado de hoy día. Pero que, por otra parte, nutre y aviva la llama de los jóvenes desarrolladores que, poco a poco, van alentando al mercado español un poco más hacia una industria que cada día crece y avanza a pasos agigantados.

User Rating: Be the first one !

Sobre Piti Quintela

A %d blogueros les gusta esto: