jueves , 20 enero 2022

Slain! Back From Hell Review

Título: SLAIN! BACK FROM HELL

Plataformas: PS4/Xbox One/PC/PS Vita

Género: Acción/Beat´em ´up

Desarrollador: Wolf Brew Games

Distribuidor: Merge Games

Lanzamiento: 5/12/2016

Precio: 13,99€

Número de jugadores: 1

Online: No

Voces/Texto: No /Castellano

RECTIFICAR ES DE SABIOS

Slain! Back From Hell es la prueba palpable de que un mal juego puede tener solución si hay un trabajo constante tras él. Wolf Brew Games nos sorprendió hace un par de años con la publicación en Kickstarter de este proyecto que buscaba rescatar el estilo de los Castlevania de Super Nintendo. Evidentemente no les faltó apoyo con tal propuesta, pero cuando tocó lanzar el juego hace casi un año todo se fue a pique. La versión de PC que es la que tuvimos por entonces era un completo desastre, mantenía esa estética que prometían sí, pero en mecánicas, diseño de niveles y enemigos no era ni de lejos lo que se vendió.

Cuando otros esconden la cabeza bajo tierra y esperan que pase la tormenta, los chicos de Texas con Andrew Gilmour a la cabeza se pusieron a arreglar el estropicio. Casi medio año después revirtieron la situación lanzado una revisión del juego que arreglaba todos los errores y ampliaba incluso lo original.

A día de hoy podemos decir alto y claro que han cumplido, han sabido corregir a tiempo y el producto que tenemos es lo que esperábamos. Ahora toca valorarlo.

BATHORYN EL “METALERO”

Como ya he mencionado, Slain! Back From Hell es una vuelta a aquellos Castlevania de NES y Super Nintendo, en los que el beat´em´up predominaba. Por tanto no estamos ante un metroidvania, sino lo que era la saga antes de que el backtracking y los escenarios enrevesados la poseyeran.

Nuestro protagonista es Bathoryn, un héroe condenado que será llamado a rescatar a los seis reinos de los seis señores sangrientos que los afligen. Pese a sus reticencias, con un inicio que puede recordar al Doom del año pasado, nuestro antihéroe emprenderá su viaje por caminos ensangrentados, terrenos inhóspitos, y hará frente a todo tipo de criaturas típicas y míticas. Para que su camino sea menos tortuoso dispondrá de una espada con la que hará picadillo a estos engendros del mal y no le faltará una banda sonora que los amantes del metal agradecerán.

RESPETANDO AL BEAT´EM´UP HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS

Amparado en los juegos en los que se mira, Slain! es una oda al beat´em´up de finales y comienzos de los 90. Mantiene la esencia del género que tanto predominó y que ahora disfrutamos de vez en cuando gracias a algún desarrollo indie como este o rescatando nuestras viejas máquinas.

Su gameplay es bastante básico, en una vista 2D nos desplazamos en scroll lateral desde al punto A al B, sorteando enemigos, trampas, algún ligero puzle y plataforma, hasta enfrentarnos al boss final del mundo que toca. No hay más ni tampoco lo necesita. Cumple a rajatabla con lo que fue el género y emplea las mecánicas de manera eficiente y adecuada, dando algún toque personal implementando el Parry que tan útil no será con los enemigos más complicados.

Puede parecer excesivamente simple, pero este mismo estudio ha demostrado que no era tan fácil hacer un beat´em´up hoy en día. Su primer lanzamiento era un desastre justo en las mecánicas que he comentado, pero por suerte lo han sabido solucionar.

El toque que hace que esta jugabilidad tan simple suba enteros es su apartado artístico, que haciendo uso del pixel art consigue recrear escenarios capaces de sacarnos una lagrimita de nostalgia. Mucho os va a sonar casi todo, que si un poquito de aquí otro de allá, es una mezcla de los típicos escenarios de un Castlevania del momento pero con un toque algo más gore y gamberro.

Donde sí que traiciona al género es en el tema de la vida, que aunque estamos ante un juego difícil como aquellos, donde el ensayo y error será la dinámica, coge vicios de ahora. Morir vais a morir mucho, pero no temáis porque al acabar con las vidas de rigor haya que volver a empezar como antaño, aquí hay checkpoints y vidas infinitas, así que a tirar para adelante hasta que os conozcáis el nivel de p a pa o aprendáis las mecánicas del jefe que toque. Personalmente lo he agradecido, no tiene uno el tiempo que disponía en aquellas épocas para empezar una y otra vez el juego, pero puede que algún purista se lleve una desilusión con esto.

PIXEL ART Y METAL AL SERVICIO DEL GORE

La estética gótica del juego luce de maravilla gracias a un excelente diseño artístico. Bien reflejado con un apartado técnico simple y resultón, pero que fluye de maravilla y hace que el juego sea ligero y rápido. A nivel de animaciones no llega a ser un derroche pero encontraremos alguna que otra que os hará bastante gracia como el movimiento de melena de Bathoryn cuando derrota a un boss.

Melena que acompasa al ritmo de las potentes guitarras de Curt Victor Bryant, ex integrante de Celtic Frost. Los tracks de la banda sonora son muy cañeros y van en consonancia con el constante gore del juego donde no se obvia la sangre, cabezas cortadas y otros miembros amputados. Un vals de ruidos extremos que fluye de manera orgánica.

LO MEJOR

  • Un apartado artístico que saca mucho provecho del pixel art y nos retrotrae a los Castlevania de Super Nintendo.
  • Animaciones muy conseguidas.
  • Unas mecánicas simples pero ágiles y que hacen el combate no sea torpe ni injusto con el jugador.

LO PEOR

  • Se le saca poco provecho al diseño de los jefes finales, que aparte de ser imponentes sus mecánicas están poco trabajadas y no ofrecen mucho desafío.
  • Aunque tira de un repertorio de masillas que os sonarán por habituales de otros juegos del género, la variedad es poca.
  • No hubiera estado mal implementar un modo de dificultad que nos pusiera un límite de vidas como los beat´em´up de antaño. Sobre todo para el más purista del género.

SLAIN! BACK FROM HELL

PUNTUACIÓN - 71%

71%

Slain! Back From Hell es un retorno a los Castlevania de antes que la postilla de metroi se uniera a la de vania. Esos beat´em´up como el Super Castlevania IV que eran pura delicia jugable y un reto que nos entretenía durante horas y horas. Por desgracia, sin dejar de ser un juego difícil, en Slain esto último se suaviza con checkpoints continuos y vidas infinitas.

User Rating: Be the first one !

Sobre Salvador Vargas Ramírez

Crecí con un Amstrad CPC 6128 en las manos, Mega Drive fue mi primera consola, bajé escalones con un Spectrum ZX 128K para dar un salto al PC... Tras overclokings y mods, PlayStation me poligonizó y desde entonces hasta ahora abrazo cualquier cosa que tenga un pad.
A %d blogueros les gusta esto: