jueves , 20 enero 2022

Reviews: Forza 6 Motosport

Por M. A. Pernia.

FICHA TÉCNICA

Fecha de lanzamiento: 18/09/2015
Plataformas: Xbox One
Género: Conducción
Producción: Turn10 Studios
Distribución: Microsoft Studios
Precio:  29.99-71.99 €
Jugadores: 1-16
Formato: Digital – Físico
Textos: Castellano
Voces: Inglés

Una década de carreras

Turn10 celebra el décimo aniversario y lanza la última entrega de una de las licencias más exitosas de la marca Xbox, con la que además, se ha convertido en referencia absoluta de la conducción en las consolas. Forza Motorsport 6 es el título que los fans de la licencia venían esperando tras un capítulo pasajero, ofreciendo la sensación de que esta era la experiencia que inicialmente tenía que haber llegado a Xbox One. ¿Cumplirá las expectativas?

 

En la eterna pugna de licencias importantes por ver quien se convierte en la referencia de los juegos de conducción, son varios los aspectos que hay que tener en cuenta, pero Forza Motorsport ha labrado un nombre que lo ha convertido en referencia de este género. La llegada de Xbox One trajo consigo una quinta entrega que se aunó a la maldición, con un producto escaso en opciones y con muchas carencias que decepcionó, en gran medida, a los fans de la saga. Pero la llegada de Forza Motorsport 6 ha inundado de ilusión a esta misma comunidad que espera un título digno para la misma, haciendo hincapié en la llegada de más de 400 vehículos y 27 entornos que dan cabida a un buen número de circuitos donde, por primera vez en la saga, habrá lluvia y carreras nocturnas.

 

Y entrando precisamente a describir estas esperadas novedades, nos encontramos con un primer aspecto crítico, ya que, si bien otros juegos que han llegado al género han apostado por la ambiciosa climatología dinámica y ciclo día noche, la realidad es que Forza Motorsport 6 expone estos parámetros como opciones dentro de una carrera, donde la lluvia o la noche son opciones permanentes que, para más inri, no están disponibles en todos los circuitos. En cierto modo, no parece que esto sea lo que se esperaba en un principio, si bien, ambos aspectos lucen espectaculares, sobre todo, en lo referente a la lluvia. Nadie puede negar la importancia que tiene para Turn10 hacer las cosas bien, de hecho, no se les puede reprochar que el efecto lluvia no aporte las sensaciones debidas, sin embargo, el que no sea una opción para todos los circuitos es más problema que el hecho de que sea un efecto que se quita y se pone, no que aparece o se va condicionando el transcurso normal de una carrera.FM6 (1)

 

Afrontar los diferentes circuitos con un catálogo que se antoja ajustado, si bien, a estas alturas de generación Forza Motorsport 6 es el juego que más vehículos ofrece de todos los productos lanzados, si miramos un poco hacia atrás, Forza Motorsport 4 ya ofrecía una cifra similar de coches y circuitos. De este modo, aquellos usuarios que deseaban una experiencia mucho más gratificante y extensa, se encuentran, en gran medida, lastrados por una especie de conformismo que, si bien con los circuitos parece solventarse, no lo hace tanto con los vehículos. La ausencia de muchos coches que eran insignia de ediciones anteriores puede pasar factura, más cuando se observa la mala tendencia de presentar un mismo coche varias veces, donde lo único que cambia son los vinilos. Sí contaban con aproximadamente 450 vehículos en una lista, la repetición de algunos modelos supone un recorte de esta cifra que puede ser importante. Ahora bien, si observamos la variedad de vehículos, podemos observar que el mimo con el que se han seleccionado es lo que denota que Turn10 sigue basando su desarrollo en los mismos principios, la pasión por los coches.

 

El hecho de que en el catálogo de vehículos se denoten ciertas ausencias, es todavía más notable cuando hablamos de los circuitos. En esta ocasión, salvo por el circuito de los Alpes, incluído en la cuarta entrega, el de Praga, incluído en la quinta entrega y el de Rio de Janeiro, como gran novedad, aquellos circuitos ficticios creados en los primeros juegos, como Maple Valley, Fujimi Kaido o el fantástico circuito de Monserrat, así como otros legendarios, como Mugello y los tres trazados japoneses, son añorados. La inclusión de circuitos reales intenta aportar credibilidad a un producto que, por otro lado, se maneja con la misma soltura de siempre. Corre, gana dinero y experiencia y compra nuevos vehículos. Claro está que la experiencia sirve de poco para esto, si no fuese por la adición de una opción más propia del arcade Horizon, donde con cada nivel se opta a un premio variable en base al azar. Claro está que antiguamente la consecución de niveles también aportaba premios de esta índole, sin embargo, había “más” coches donde elegir.

 

Los coches y los circuitos son la base de una experiencia única, pues Forza Motorsport goza del privilegio de ser uno de los pocos juegos que, dentro del uso de utilitarios y deportivos de calle, ofrece sensaciones realmente fascinantes y cercanas a conducir uno de estos. Puede que no sea tanto un simulador exigente como otros, si bien, casi todos estos se basan en la conducción competitiva, en carreras de verdad, en circuitos con coches de competición. La pasión que denota Forza Motorsport en su desarrollo es evidente, más cuando se puede observar el carisma que cada uno de estos vehículos proporciona a su manera, al menos, cuando no hay piezas que mejoren su rendimiento. Resulta evidente que para competir, bien en el modo carrera, bien contra Drivatares o bien contra otros jugadores, mejorar el vehículo y ponerlo a punto es importante, pero la sensación que ofrece Forza Motorsport 6 al conducir un coche de serie, sigue siendo magnífica.

La inclusión de los Drivatares buscaba lidiar con el problema de la gestión de IAs predeterminadas, haciendo énfasis en una sensación más realista del comportamiento de los rivales, si bien, no siempre vamos a encontrar conductores modélicos en una comunidad que, en muchas ocasiones, peca de ser frustrante abordando las partidas multijugador públicas. Pero dejando esto a un lado, el comportamiento de la IA, a traves de pilotos entrenados por otros jugadores, aporta ciertas garantías de diversión en un simulador que tiene un equilibrio muy especial entre el realismo y lo asequible para un mando. Cierto es que hay volantes, pero los juegos de conducción en consola deben estar abocados a la ausencia del mismo, y el equilibrio logrado para dar una experiencia agradable con el mando está muy lograda. La conducción se ve más precisa y coherente que en su predecesor, ofreciendo una experiencia más armónica y apasionante, más creíble, pues, en Forza Motorsport 5 parecía que las físicas carecían de estabilidad y el comportamiento de los vehículos era errático o irregular. Puede que la gestión del desgaste de determinadas piezas, ya sean los neumáticos o el combustible, tenga un efecto en esta gestión de la jugabilidad, pues, en esta ocasión, se dejan notar de forma notable y afectan de forma coherente a la carrera. Ya no daremos 100 vueltas a Nordschleife con un depósito y con un juego de ruedas que cae de forma abrupta su rendimiento.

 

FM6 (7)

Además, contamos con un elemento que afecta de forma notable a la experiencia, la lluvia. Turn10 ha elaborado una serie de escenarios que, al llover, incluyen charcos que son lo que conforman una experiencia mucho más profunda de lo que otros juegos han ofrecido, pese a que estos han gestionado esta opción metereológica con mucho más acierto. Sin embargo, cuando se afronta una carrera bajo una lluvia torrencial, el comportamiento del coche es realmente interesante, apropiado, pues conducir bajo la lluvia no es conducir sobre hielo y la presencia de charcos obliga a mantener la atención sobre la pista y abordarlos de una forma prudente, pues el aquaplaning es exagerado y puede comprometer la estabilidad del coche si nos descuidamos lo más mínimo. Muchos podrían pensar que se han pasado un poco, sin embargo, hablamos de pasar por un charco a más de 200km/h, donde las ruedas pierden por completo su agarre. Mejor no probéis esto en la vida real. Ahora bien, también existen carreras nocturnas, las cuales, simplemente, ahondan en un aspecto visual, las luces, así como en la temperatura de la pista, que afecta al agarre ligeramente.

 

Siguiendo con estas novedades, entramos a valorar su aspecto, donde si bien no se puede reprochar gran cosa a la lluvia, aunque el efecto de la misma sobre el parabrisas podría mejorarse, en cuanto a las carreras nocturnas habría que matizar ciertos aspectos que, por algún motivo, destacan por no estar logradas. Recordando un título como NFS Shift 2, el cual lleva ya tiempo en el mercado, pudimos comprobar que uno de los elementos más intersantes de la conducción nocturna es la iluminación del copckit cuando estamos siendo perseguidos. En Forza Motorsport 6 no sucede, lo que denota que no se ha trabajado bien esta opción de juego que han propuesto. Las luces de los vehículos iluminan la pista, y poco más, como si los focos estuviesen mal reglados. Cierto es que no sirve de mucho iluminar el fondo o el cielo, pero no deja de ser una realidad cotidiana observar como los elementos que circundan la carretera se iluminan, aunque sea levemente. De este modo, lo que intenta demostrar que es un alarde técnico, demuestra que son opciones que se han añadido por petición, antes de estar bien implementadas, mientras se mantenía con rigor los parámetros de rendimiento que se impusieron desde un principio para la generación, 1080p y 60fps.

portada

Lograr esto reduciendo ciertos efectos, como el antialiasing, puede ser justificado, sin embargo, añadir ciertas opciones a medias, parece algo que se ha hecho para callar las voces críticas que no comprendían que no se incluyesen, cuando en el fondo, estas opciones no parecen ser las que se postulan en los criterios de una compañía que ha hecho siempre lo mejor para una licencia. Parecen haber perdido el norte en su empeño por satisfacer ciertas reclamaciones, sin haberlo hecho debidamente con el fin de no comprometer el rendimiento. Esto último es de agradecer, pero su inclusión no tanto, pues entre otras cosas, se han descuidado elementos que, con el tiempo inveritido para estas, podrían haber mejorado, menciónese, número de circuitos y coches. Es más, en otro ámbito, podemos observar que se ha intentado disimular la rebaja realizada en Forza Motorsport 5 en lo que se aportaba a nivel comunitario.

 

Forza Motorsport 4 se consagró como un juego completo, por sus circuitos y sus coches, pero sobre todo, por la aportación de una gran conexión entre los usuarios a través de una comunidad muy completa que compartía contenidos y vehículos de una forma más inteligente, mediante el comercio. En la primera entrega de esta generación, la simplicidad del menú ofrecía dudas sobre el acabado del título y se abordó la experiencia comunitaria como un brainstorming donde cualquiera puede ofrecer, a cambio de nada, lo que quisiese. Era evidente que esto iba a recortar la calidad de la oferta, habiendo la misma demanda, y en esta ocasión, para Forza Motorsport 6, pese a mejorarse en cierto modo, sigue siendo escasa. La falta de la Casa de Subastas, que los vinilos se compartan de forma gratuita y se obtenga una simple recompensa en base a la interacción con la comunidad, hace que las horas invertidas en el diseño o en la puesta a punto de un vehículo sean escasamente recompensadas, dando al traste con la unión comunitaria, pues así resulta muy complicado acceder a lo que realmente merece la pena.

 

Ahora bien, a las infinitas horas que los usuarios pueden pasar compitiendo en los modos multijugador, se ha incluido una especie de modo historia que pasa por diferentes fases, que se van desbloqueando, que incluyen pruebas varias delimitadas por ciertos condicionantes para cada evento. Además, se han extraído estos eventos casuales de esta experiencia, separando las pruebas especiales, como son los conos, bolos y demás, de las carreras propias de la “historia” principal. Haciendo un recorrido por diferentes categorías, también se hace un recorrido por la historia del automovilismo, aunque, al dar la opción de seleccionar la clase de vehículo a usar en cada tipo de competición, se desluce en parte esta intención de ordenar la historia para una experiencia más inmersiva. No obstante, la cantidad de pruebas existente es importante y las horas de juego, sin contar con el multijugador, es más que adecuada. Siendo un título atemporal, donde el límite lo pone cada uno, puede que la cantidad de coches y circuitos sea realmente un límite, al menos, para los que no siempre quieren correr en el mismo sitio con el mismo coche unicornio invencible.

FM6 (5)

De hecho, este aspecto resulta ser un elemento que, por desgracia, desvirtúa algunas de las nuevas opciones que se han añadido. Si bien, el modo historia es una experiencia que cada uno escribirá, conduciendo el coche que desee obligado a superar a los Drivatares hasta llegar al podio, la presencia del modo multijugador ha ganado un protagonismo exagerado para este título. No negaremos la relevancia que tiene, sin embargo, en concordancia a la experiencia para un jugador, representa un porcentaje mayor de las horas de juego que se proponen, bien con las carreras multijugador y los rivales, viejos conocidos, también con la opción de las ligas, donde divididos en divisiones, los jugadores se enfrentan para competir por algo más que un primer puesto. En vista a que los conductores pueden no ser todo lo legales que debieran, en base a que existen coches cuyo rendimiento es irreal, encontrarse con ninguna opción de progreso resulta frustrante y no por ser malo en este tipo de juegos, porque la tendencia a usar recursos predeterminados que aseguren una victoria no es fruto de buen gusto para los que buscan en Forza Motorsport una experiencia de conducción profunda y divertida. Sin opciones de victoria, sin opción de demostrar nuestra valía, no podemos sino sentirnos como Fernando Alonso, buscar una excusa y lamentarnos a ver si cuela.

 

Con todo esto, Forza Motorsport 6 recupera gran parte del producto que la quinta entrega debía haber sido, con la clara sensación de que este debería ser el primer Forza Motorsport que debería haber llegado. No obstante, la excusa de que el producto ha sido totalmente rediseñado y eso supone una carga de trabajo ingente, no parece ser del todo fundamento para seguir avalando la falta de evolución de un producto que sigue teniendo como referencia absoluta un juego que tiene 6 años y es  de la generación anterior. Con la clara sensación de que Forza Motorsport 6 no ha superado a la cuarta entrega, no podemos negar que este es el juego que merecía la comunidad, que deseabamos ver en Xbox One y que tenemos la oportunidad de disfrutar. No obstante, la inclusión de determinadas opciones no parece ser del todo acertada, más por como se ha hecho, aunque incentiva la ilusión de que una séptima entrega dará todo lo que a esta le falta, aunque esta sensación venga de lejos.

 

Lo Mejor:

  • Regreso de la mejor conducción en un producto que es amplio

Lo Peor:

  • La sensación de escasez, de que todavía no se ha superado una referencia como es el 4

Forza Motorsport 6

Puntuación General - 80%

80%

Es el Forza Motosport que debimos ver hace un par de años, pero no es un título que ahonde en una experiencia global como pretendía en la pasada generación. Con la clara sensación de que Forza Motorsport 4 sigue siendo la referencia de la saga, Forza Motorsport 6 devuelve las mejores sensaciones de conducción para limitar la experiencia en todos los ámbitos.

User Rating: Be the first one !

Sobre Gref

Pasó su tierna infancia traumatizado con un Amstrad Cpc 464, y retomó su cordura con una grandiosa Megadrive... De ahí se convirtió a la secta del PC, pero se redimió adoptando todas y cada una de las máquinas que aparecieron posteriormente. Actualmente vive debajo de un puente debido a la falta de espacio de su hogar.
A %d blogueros les gusta esto: