martes , 25 enero 2022

Review. Ziggurat

Plataformas: PS4, Xbox One y PClarge_20160208143613_ziggurat_ps4-400x564

Género: First Person Shooter

Desarrollador: MilkStone Studios

Distribuidor: PlayStation Network/Steam/Xbox Live

Lanzamiento: 22/04/2015 (PS4)

Precio: 17,99€ (PS4)

Número de jugadores: 1

Online: No

Voces/Texto: Inglés/Castellano

MAGIA ASTURIANA

Siempre que surge un título de producción patria nos gusta fijar nuestras miras en él, nada nos encantaría más que poseer una industria fuerte del videojuego española de la que sacar pecho. Poder tener a desarrolladores estrella a nuestro alcance con los que tomar unas cañas mientras hablamos de sus proyectos es tentador, pero por desgracia no es oro todo lo que reluce en la piel de toro. Es cierto que en los últimos años han surgido proyectos interesantes, estudios más o menos destacables pero también hay mucha morralla ensalzada sólo por el hecho de defender lo que es nuestro. Ni estamos ante una segunda Edad Dorada del Software Español ni la primera fue tan dorada, simplemente gente que se busca las castañas con menor o mayor acierto pero que lejos de nuestras fronteras aún no consiguen la repercusión soñada.

ziggurat-03

MilkStone Studios por suerte representan con Ziggurat ese trabajo a seguir y tener en cuenta, y aunque no son novatos en esto si podemos estar ante su obra más redonda. El equipo asturiano logra un juego interesante, que no innova en demasía que pero que trae a tiempos actuales fórmulas clásicas conjuntadas con modas como la creación de niveles procedural. Tampoco es que estén de estreno, el juego que nos ocupa ya lleva un tiempo recorriendo las tiendas digitales de Steam y Xbox Live, pero su lanzamiento en PS4 le puede otorgar algo más de visibilidad habida cuenta del boom actual de la consola de Sony.

LA MODA DE LO PROCEDURAL LLEVADA A BUEN TÉRMINO

Los videojuegos como todo en la vida se mueven por modas. Si bien hace unos años toda compañía debía lanzar el shooter de turno, luego llegaron los mundos abiertos o rememorando tiempos más pasados todo eran yo contra el barrio de cualquier cosa, ahora nos está llegando otra en la cual la creación procedural de niveles se utiliza para casi todo. Un concepto que parece de momento estar muy presente en el movimiento indie y que aún no ha dado el gran salto a grandes desarrollos, pero que se usa como un arma de marketing más. Es atractivo sí, pero no se tiene porque utilizar para todo, además que no siempre se sabe dosificar ni dotar de una variedad considerable. Ziggurat no es que lo utilice de manera excelsa, pero hace que un concepto de juego que podría ser excesivamente breve se alargue hasta donde el jugador quiera gracias ello. Cada partida será completamente nueva aunque todo nos recuerde a algo ya visto en otras, pero a su vez te hará picarte.

Ziggurat coge conceptos clásicos como la curación mediante pócimas o la muerte permanente que ocasiona volver a empezar. Esto último gana más aliciente si tenemos en cuenta que conlleva empezar otra vez desde cero y en un escenario completamente distinto a cualquier otro jugado. El matiz es que los escenarios que genera proceduralmente son muy familiares, reutilizando tanto escenarios como enemigos pero el sólo hecho de variar el mapa y la posición o el tipo de rivales le dan mucha frescura a cada nueva partida. Sumémosle el aliciente de desbloquear nuevos personajes con los que encarar las cinco plantas del zigurat por cumplir objetivos y tenemos un juego de partidas más o menos rápidas pero con mucho recorrido por delante.

2838934-2739108-zig

¿Pero qué es el zigurat os preguntaréis? El juego nos propone el clásico camino del héroe, embutido en el cuerpo de un mago novato que deberá superar una prueba para completar su iniciación. Cinco plantas de una torre, cada una con sus laberintos llenos de habitaciones con diferentes peligros y un jefe final que nos espera para poder pasar a la siguiente. Entre medias la posibilidad de subir de nivel, desbloquear nuevas armas y magias siempre optando por el camino que más nos interese o se adapte a nuestra manera de jugar. Y con la salvedad de que todo el progreso de ese personaje se pierde al morir, sólo quedando como muesca los personajes desbloqueados si hemos superado el reto que exige cada uno. Permite guardar nuestro avance al terminar cada nivel del zigurat pero sólo para continuar esa experiencia, puesto que al morir dicha partida se borrará y deberemos empezar desde cero otra vez más. Los niveles de dificultad son adaptables a cada jugador, con cuatro donde el fácil tiene sus complicaciones y el Sin fin es todo un reto desquiciante.

Cada partida ofrece diferentes formas de afrontarse, pudiendo ser meticuloso y descubrir todo el mapa para subir nuestro personaje antes de enfrentarnos al jefe, o buscar el speedrun para solventarlo en el menor tiempo posible. Para esto último no olvidar que cada nueva partida se reinician los niveles generando unos completamente diferentes por lo cual no servirá de nada memorizar donde está cada cosa. El concepto básico del juego es en cada planta de la torre encontrar primero un objeto que nos da la posibilidad de desbloquear el jefe y poder enfrentarnos a él, pero entre medias encontraremos habitaciones con ítems que nos servirán tanto para subir de nivel como para afrontar con ciertas garantías esa lucha final. Evidentemente el ir a por estos secretos conlleva enfrentarnos a más enemigos que si vamos a prisa y corriendo, además de tener que solventar habitaciones con otros tipos de peligros, pero si queremos desbloquear a todos los personajes del juego y dar más variedad será indispensable abrir todo el mapa del nivel y rebuscar por cada emplazamiento.

Además del modo principal que como ya he dicho tiene la frescura de que cada partida es diferente a la anterior, existen retos diarios que superar para saciar nuestro orgullo y buscar un puesto en el ranking. Por desgracia esto es lo único que ofrece a nivel multijugador, una faceta que no le hubiera venido nada mal al juego pero que se limita a medirnos nuestro ego en tablas mundiales.

REMEMORANDO LOS SHOOTERS OLD SCHOOL

Aparte de recuperar conceptos como la curación por botiquines (pócimas en este caso) o la muerte permanente  a una sola vida, el gunplay de Ziggurat también nos retrotrae a tiempos pasados. La movilidad para esquivar y un ritmo vertiginoso son algunas de las claves en los enfrentamientos contra los enemigos.

Con la ambientación mágica como bandera es evidente que armas de fuego como tal no vamos utilizar, aunque alguna similar pueda haber, aquí la varita y hechizos que lanzar serán nuestras principales bazas. Pero si es cierto que la manera de enfocar los “tiroteos” (por llamarlos de algún modo) recuerda y mucho a tiempos de Doom, Quake, etc, donde el concepto de esquivar y correr estaban muy presentes. Aunque alguna cobertura existe, lo frecuente será estar en constante movimiento mientras estamos atrapados en la habitación hasta terminar con los enemigos de turno que la pueblan.

La pega que conlleva esta ambientación es que no se ha sabido trasladar la sensación de uso mágico o el impacto de un hechizo en el enemigo. Se entiende que es más sencillo hacer sentir al jugador cuando dispara un arma de fuego que ese proyectil impacta en su enemigo, pero en Ziggurat el rayo que desprende nuestra varita no da sensación de daño ocasionado por poner un ejemplo. Esto le resta “realismo” a la acción, si podemos tomar como realista un mundo mágico con zanahorias carnívoras que nos atacan claro. Aún con esta ligera pega, es disfrutable medirnos el lomo por las habitaciones del laberinto de esta torre plagada de enemigos muy imaginativos y variados.

UNITY Y PS4 COMO EL AGUA Y EL ACEITE

No busquéis en Ziggurat ningún portento gráfico, Unity es un motor muy solvente con el que se pueden sacar resultados bastante imponentes pero que este juego tampoco busca ni necesita. Nada hará que os saque del juego, todo luce bastante digno e incluso algunos diseños de enemigos son bastante imaginativos (las zanahorias os arrancarán una sonrisa seguro), pero es cierto que si pensamos en jefes finales no le llegará ni a la suela de la imaginería de From Software por ejemplo.

Ziggurat-Review-Carrots-Screenshot

Pero el uso de Unity en PS4 sigue dejando muchas dudas inexplicablemente. No son pocos los títulos que demuestran diferentes incompatibilidades con la consola de Sony y múltiples problemas en su adaptación. Ziggurat no es de los más significativos pero deja algunas caídas de framerate inexplicables y una tosquedad molesta en el desplazamiento rápido de nuestro personaje impropia.

La banda sonora es sencillamente imperceptible, se dedica a cumplir y ambientar pero no encontraréis ningún tema que se os quede en la memoria. Una pena, porque es cierto que en la presentación inicial se atisba un intento de buscar melodías épicas pero quedan en un muy segundo plano mientras jugamos. Los efectos sonoros de los ataques y otros sonidos tampoco son destacables, simplemente están para acompañar  y ni molestan ni te sacan del juego que no es poco.

LO MEJOR

  • El buen uso que hace de la generación procedural de niveles, lo cual hace que un juego relativamente corto de horas y horas de entretenimiento.
  • Un buen diseño de enemigos, bastante imaginativos, aunque sin alcanzar cotas vistas en otros juegos.
  • Apostar por un modelo de shooter old school que se agradece a día de hoy.

LO PEOR

  • La ausencia de un modo multijugador que le hubiera venido como un guante o un cooperativo incluso local.
  • La falta de sensación de daño causado a los enemigos por el ataque de nuestras magias.
  • Aunque algo menor que en otros títulos, Unity vuelve a dejar dudas sobre su compatibilidad con PlayStation 4.

ZIGGURAT

PUNTUACIÓN GENERAL - 79%

79%

Ziggurat introduce la ambientación mágica y fantástica en un shooter en primera persona con cierta gracia, pone toda la carne en el asador en basar su fuerte en la generación aleatoria de niveles en cada partida lo cual amplía las horas de entretenimiento para un juego de por sí corto. Recuperar elementos como la curación por botiquines o la muerte permanente son un aliciente indudable para el jugador veterano, además de imprimir un ritmo vertiginoso a su gunplay que recuerda a títulos muy noventeros del género. Un título muy recomendable por su precio habitual, y que se convertirá en un imprescindible si entra en algún mes de PlayStation Plus, Games With Gold o algún bundle de PC. Aunque no sea significativo para su calificación ni influya en ella, un producto patrio del que sentirse especialmente orgulloso.

User Rating: Be the first one !

Sobre Salvador Vargas Ramírez

Crecí con un Amstrad CPC 6128 en las manos, Mega Drive fue mi primera consola, bajé escalones con un Spectrum ZX 128K para dar un salto al PC... Tras overclokings y mods, PlayStation me poligonizó y desde entonces hasta ahora abrazo cualquier cosa que tenga un pad.
A %d blogueros les gusta esto: