lunes , 24 enero 2022

Review. Verdun

Plataformas: PS4, PC, XBOX ONEimages

Género: First Person Shooter

Desarrollador: Abstraction Games

Distribuidor: M2H / Blackmill

Lanzamiento: 30/08/2016

Precio: 19,99€

Número de jugadores: Multijugador

Online: Hasta 32 jugadores

Voces/Texto: No/Castellano

UNA CURIOSA COINCIDENCIA

Es habitual que en el tiempo coincidan dos o más productos audiovisuales que toquen un mismo tema. En cine nos hemos topado con diferencias de meses o semanas con películas muy similares entre sí. Siempre queda la duda de quién plagió a quien, pero casi siempre suele ser un extraña coincidencia más si atenemos a los tiempos de producción de estos films. Este año en videojuegos tenemos uno de estos casos con la Primera Guerra Mundial. Todas las miradas están puestas en Battlefield 1, que ha decidido volver al pasado en su ambientación y plasmar aquella cruenta guerra. Entre tanto y de tapado sale en consolas Verdun, un shooter en primera persona exclusivamente multijugador ambientado en el mismo periodo histórico.

La coincidencia y la sombra del plagio se difumina cuando Verdun salió hace un año para PC y lo que nos llega ahora es el port para Xbox One y PS4. En cualquier caso se podría mirar con recelo a DICE y Electronic Arts, pero repetimos que un juego como Battlefield 1 no se hace de un día para otro.

DESMARCÁNDOSE DE LO HABITUAL

A sabiendas de que el género está muy sobado y que un estudio tan pequeño poco tendría que hacer contra los gigantes que lo dominan, tanto Abstraction Games como M2H/Blackmill han optado por diferenciarse con mecánicas y un realismo histórico realmente sorprendentes.

35507-3

Lo primero que debemos destacar es justamente esto último. La reproducción histórica de batallas como las de Marne, Vosges, Aisne o el propio Verdun, es sensacional. El rigor en los uniformes, cascos y armas que portan los soldados merece una mención especial. Así como el uso de estas últimas, siendo fieles sin caer en automatizarlas para ganar jugabilidad. Por el contrario se pierde ritmo de juego.

Un ritmo que además viene marcado por el transcurrir de las partidas, siendo fieles a la guerra de trincheras que fue realmente el conflicto. Aquí no se viene a pegar saltos, correr y tener un ritmo endiablado, sino a ser estratégico y sosegado en el discurrir. Algo que muchos agradecerán, pero la gran mayoría despreciará. Hay que tener muy claro el tiempo de recarga entre tiro y tiro, la poca efectividad a distancia y que en ocasiones el uso de la bayoneta es más efectiva si pillamos al contrario en plena recarga.

Dentro de este realismo, los escenarios contienen elementos típicos de las trincheras como las alambradas de espino, que deberemos evitar tanto si defendemos como si atacamos pues nos podemos quedar atascados a merced del rival.

PARCO EN MODOS DE JUEGO

Una vez superado el shock inicial que produce este cambio jugable en lo que estamos habituados en el género, toca profundizar en que propone Verdun en cuanto a modos de juego. Lo cierto es que se queda corto, bastante corto, con sólo cuatro modos para el online y uno para jugar de manera offline. Ni atisbo de un modo campaña o historia.

Las partidas tienen cabida hasta 32 jugadores, eso sí, con un amplio catálogo de escuadrones y cuatro soldados diferenciados por clases en cada uno de ellos. Todo eso, sí con un realismo inusitado.

preview_screenshot6_496341

Entre los modos online el que destaca es Frentes de Batalla, donde dos bandos de escuadrones atacan y defiende por igual sus zonas siendo necesaria la cooperación con nuestros compañeros. Además es el modo que con más facilidad encuentra partidas, puesto que el juego a día de hoy se ve que está poco habitado en su faceta online.

Cabría destacar otras opciones como Combate a Muerte, que viene a ser un deathmatch clásico donde elegir las armas a emplear y su desgaste. En cuanto a la vertiente offline sólo tenemos Defensa de Pelotón, donde nos toca defender nuestra trinchera de los ataques rivales en hordas.

LASTRADO POR UN APARTADO GRÁFICO IMPROPIO

Somos muy conscientes de que este es un título menor, de un estudio pequeño y con pocos recursos, pero el apartado gráfico es injustificable lo miremos por donde lo miremos. Otros títulos de igual calado similar ofrecen un espectáculo visual más respetable, y el motor Unity ya ha demostrado ser capaz de mucho más. Tanto la definición de texturas como la tasa de imágenes por segundo llega incluso a estropear la experiencia en lo jugable.

verdun-1914-1918-jatekkepek-ps4-69c42d247007a67651c6-mid

En el apartado sonoro no hay mucho reproche que hacerle, ralla a un buen nivel con sonidos bastantes realistas. No es la panacea pero al menos cumple, eso sí en perfecto inglés con subtítulos al castellano.

LO MEJOR

  • La apuesta por unas mecánicas diferentes dentro de un género tan machacado, aunque a alguno le parezca lento y aburrido esta manera de enfocarlo.
  • El realismo con que se ha tratado la Primera Guerra Mundial, ya no solo en lo jugable sino en lo estético.
  • Su precio, siendo muy consciente de que es la única manera de meter el pie en este género y con un título tan singular.

LO PEOR

  • Un apartado gráfico pobre e impropio de la generación en la que estamos. Unity ha demostrado poder ofrecer más que lo que aquí muestra.
  • Escasez en modos de juegos, ya no solo offline donde sólo hay uno, sino en online.
  • Algún defecto en su gunplay que te puede sacar de la experiencia.

VERDUN

PUNTUACIÓN - 72%

72%

Verdun es un shooter diferente, donde se trata la Primera Guerra Mundial de una manera muy realista. Tanto en su gunplay como en su estética y recreación del conflicto, ofrece algo muy diferente a los cánones habituales. La pena es que queda lastrado por un apartado gráfico pobre, impropio de esta generación. Un título que por su precio os puede sorprender por su propuesta.

User Rating: Be the first one !

Sobre Salvador Vargas Ramírez

Crecí con un Amstrad CPC 6128 en las manos, Mega Drive fue mi primera consola, bajé escalones con un Spectrum ZX 128K para dar un salto al PC... Tras overclokings y mods, PlayStation me poligonizó y desde entonces hasta ahora abrazo cualquier cosa que tenga un pad.
A %d blogueros les gusta esto: