jueves , 20 enero 2022

Review. Teenage Mutant Ninja Turtles: Mutantes en Manhattan

Plataformas: PS4, Xbox One, PC, PS3 y Xbox 360teenage_mutant_ninja_turtles_-_mutantes_en_manhattan_ps4

Género: Acción

Desarrollador: Platinum Games

Distribuidor: Activision

Lanzamiento: 27/05/2016

Precio: 44,99€

Número de jugadores: 1-4

Online: Si

Voces/Texto: Castellano/Castellano

SOPA DE TORTUGA

Cuando hace unos meses se anunció que Platinum Games iba a desarrollar un juego de las Tortugas Ninja, todos los que pasamos de los 30 años nos relamimos de hype. Que la compañía que nos había regalado los Bayonetta, Vanquish o incluso Transformers Devastation, recuperara a los quelonios era un motivo más que esperanzador. Incluso sabiendo que era un encargo de Activision para rascar algo de dinero con una de sus muchas licencias con vistas al estreno de la película que llega en breve. Y es que el juego que lanzaron el año pasado que enfrentaba a Autobots y Decepticons les quedó muy, pero que muy bien para ser un encargo con bajo presupuesto. ¿Qué podía salir mal? Por desgracia todo.

El primer bajonazo nos llegaba cuando se informaba que habría cooperativo hasta cuatro pero solo online, que eso de jugar en la misma consola hacía que los frames no pudieran llegar a 60… total ni jugando en solitario lo han conseguido. Aún así veíamos los tráilers y gameplays que ya vislumbraban un juego pobre y nos conformábamos, nos seguíamos ilusionando. Pero llegó el juego y desde el otro lado del charco las revistas americanas nos iban poniendo la tirita, y aún así un servidor seguía negando con la cabeza: ¡No puede ser tan malo! (me decía para mis adentros).

574f3d91-6e18-4572-88ee-7ea6b2217404

Lo cierto es que el juego es una completa decepción por muchos aspectos que trataré de desmenuzar en los siguientes párrafos, pero lo es para un seguidor de las Tortugas que las vivió en los 90, un jugador que ya está curtido y que ha jugado mucho hack and slash para no conformarse con sólo aporrear el botón y no encontrar reto alguno. En ese sentido el logo de Nickelodeon pesa y mucho, el juego está claramente orientado para un público que disfruta ahora de esas nuevas tortugas de estilo cuadriculado (ojo, unos dibujos muy divertidos), es decir para mi hijo de 6 años. Esto no hace más que me ría cada vez que veo en la carátula que el PEGI es para mayores de 12 años.

Y PLATINUM SE CONVIRTIÓ EN COPPER

Platinum nos ha fallado, nos ha decepcionado, en su afán por pagar facturas y dar de comer a las familias de sus trabajadores, ha faltado a su propio honor, ese que se habían ganado a base de buenos juegos, incluso atrevidos y arriesgados. Aún en The Legend of Korra se apreciaba ese toque único de la compañía, muy diluido en un producto de medio pelo, pero estaba ahí. En este TMNT: Mutantes en Mahattan (esa otra, traducir sólo el subtítulo), no veo rastro alguno de esa jugabilidad a prueba de bombas, de ese surtido de combos amplio, de esas contras perfectas que tanto gusta dominar, de esos enemigos cargados de mecánicas complejas, o de esa rejugabilidad casi infinita.

Pero vamos a remangarnos que hay mucho que denunciar. Lo primero ya lo he avanzado en la introducción: no hay cooperativo en local, algo demencial si pensamos en un juego de las Tortugas Ninja. Según sus desarrolladores era imposible una pantalla partida porque el juego no llegaría a los 60 frames que prometían, el problema es que se han quedado en 30 y… Las caídas de frames (por lo menos en la versión PS4) son constantes, y eso que el apartado gráfico es un cell shading cumplidor pero sin alardes, con escenarios vacíos y reciclados una y otra vez, y la carga cosas que sucedan en pantalla tampoco es tan exigente, aquí las consolas de anterior generación puede que hayan tenido su culpa.

574f3d96-6564-4dac-b6b7-7ef6b2217404

La dificultad es un chiste de mal gusto, en un nivel normal que es lo que toca pensar que se debe iniciar el juego al menos en su primera partida es un paseo por el campo. Aquí se vuelve a ver lo enfocado que está el juego a un público infantil. Y lo peor es que la IA aliada de las otras tres tortugas encima hace el trabajo por ti, en grandes partes del juego te puedes quedar en una esquina del escenario viendo como tus “hermanas” se encargan de los masillas de turno. Y a veces es casi preferible porque el caos que provoca atacar todas juntas a una masa de enemigos es indescriptible, parece la típica viñeta de una pelea de Mortadelo y Filemón donde solo se ve humo y de repente el increpado se escapa entre el mar de piernas y quedan pegándose solos. En cuanto a los jefes finales, si es cierto que se observa un intento de darles una profundidad jugable, que tienen sus mecánicas que hay que medio dominar y observar, pero también es cierto que si te lías a pegar y pegar, usar los ataques especiales cuando puedas y procurar no ser la última tortuga y morir, te los pasas con una facilidad pasmosa.

Y es que estos jefes finales parece que eran lo único a lo que aspiraban llevarnos, porque el camino en cada nivel hasta ellos es un relleno de basura. Empezando porque en todo el juego tendremos unos 4 tipos diferentes de escenarios que se reciclan una y otra vez con ligera variaciones (esto ya lo sufrimos en Transformers Devastation), y estos a su vez están aderezados con una serie de misiones secundarias que cumplir (o no, porque da igual si las completas o no, llegarás al jefe igual) de lo más genéricas cual Assassins Creed: protege el camión de pizza, desactiva x bombas, lleva este objeto de aquí a allí, elimina a los enemigos, etc… Una serie de piedrecitas puestas en el camino para que esto no sea un Boss Battle.

574f3d93-3ad4-40d6-97c0-7ea8b2217404

Luego viene el tema del luteo porque sí. Como ya pasaba en Transformers iremos recogiendo una serie de objetos por el escenario, unos nos aportan armas, vida o energía para el momento y otros una serie de habilidades o desbloqueables para dotar a nuestros personajes de ataques más poderosos, curación a sus compañeros, velocidad o mayor sigilo. Muy bonito todo esto sobre el papel, pero en la realidad da igual lo que pongas a la tortuga puesto que modifica nada o casi nada su habilidad. Lo único que merece la pena es ir subiendo de nivel los ataques especiales y equipar a cada tortuga con unos diferentes a los de los demás para llegado al jefe final tener un abanico más amplio. Ni siquiera los coleccionables se pueden considerar un atractivo para la rejugabilidad, que sí que consigues comics para verlos luego en el menú, pero llegados a este punto ¿a quién le importan?

Y por último nos toca hablar de la inteligencia artificial, o mejor dicho la ausencia de ella. Empezando por la de nuestros compañeros decir que hace el juego extremadamente fácil y a su vez te complica llevar a cabo ciertas misiones. Como ya he comentado antes puedes dejar a tus “hermanas” apalizar a los enemigos y tú comerte un trozo de pizza, salvo con los jefes finales que sí será necesaria tu aportación o en el caso de algunas misiones secundarias pero como estas da igual si las haces o no. En cambio esta ayuda exagerada se convierte en un mayor molestia cuando por ejemplo tienes que eliminar a ciertos enemigos en sigilo para cumplir una misión y ves como Raphael por ejemplo se abalanza delante de este sin sentido alguno y es descubierto y te fastidia el plan. Y eso que cuentas con unos botones con los que dar órdenes, pero se ve que las tortugas son sordas. Ahora si nos pasamos al bando enemigo son masillas de manual, de estoy aquí para que me hosties y no pienso oponer resistencia. Amén de que el surtido es poco variado, sus habilidades son las esperadas en todo juego de este tipo y su “dificultad” (por llamarlo de algún modo) se basa en el aglutinamiento más que en unas mecánicas trabajadas.

Por último hablar de la consabida rejugabilidad que tanto ha caracterizado a Platinum y sus juegos. Aquí es casi nula puesto que no tiene mucho aliciente ni creo que te queden ganas para dar una segunda vuelta. En esta es cierto que se encuentran algunos cambios con respecto a la primera con jefes finales que cuentan con apoyo de otros, algunos se cambian de orden, y cosillas así, pero cuando en tu primera vuelta en difícil has conseguido el rango S en prácticamente todos los niveles y sin ser un jugador que se considere excesivamente “bueno” pues ya me dirás.

Me quedaría hablar del multijugador, y debo reconocer que mi experiencia con él ha sido lo justo casi para conseguir un trofeo que dan por probarlo y poco más. Bien es cierto que el juego me ha dejado tan tocado moralmente que no le encontraba aliciente a probar esta vertiente, pero el “trabajo” manda y que menos. Tiene como mejora que las otras tres tortugas son controladas por otros jugadores, ya no es esa IA que tan fácil te pone las cosas y tanto te fastidia otras, pero no nos engañemos, aquí lo que queríamos era poder jugar con nuestro amigo, hijo o hermano codo con codo, sudor con sudor, en el mismo cuarto y acordarnos de aquella maravillosa recreativa de Konami con los cuatro controles.

PIZZA CADUCADA

El diseño de nuestras amadas Tortugas Ninja para este juego tampoco es que sea de los más acertados. No es que yo pida que vuelvan las de la serie de animación de los 90, con sus cinturones con iniciales y sus caritas redondeadas, de hecho me gustan mucho las actuales, incluso me hubiera conformado con las de las nuevas películas a pesar de que den grima. Pero se quedan a medio camino entre todas estas variantes que he mencionado y lo cierto es que en lo personal no me convencen para nada. Eso sí, los jefes finales son una delicia en su recreación.

teenage_mutant_ninja_turtles_mutants_in_manhattan-3285466

A nivel de escenarios son pobres, vacíos y planos, se aprovecha del estilo cell shading para no usar texturas muy recargadas pero aún así se le ven las costuras por todos lados. Además como ya he mencionado no se logran los 60 frames y en 30 estables le cuesta estar.

El apartado sonoro cumple sin más. En España nos llega doblado al castellano íntegramente,  y aunque se agradece lo cierto es que es bastante infantil en su conjunto y se denota aún más a quien va realmente dirigido este producto.

LO MEJOR

  • El diseño de los jefes finales, más en su apartado artístico y recreación que en sus mecánicas, aunque estas puedan ser salvables.
  • El doblaje al castellano, aunque algo infantil en su conjunto, pero se agradece que en un título de tan bajo presupuesto hayan puesto al menos es empeño.

LO PEOR

  • Una IA amiga que hace el trabajo por ti, te quita cualquier reto y en ciertas misiones molesta e incluso las echa a perder. La enemiga no es mejor, una serie de masillas típicos y tópicos que no supondrán reto alguno. La cosa mejora con los jefes finales pero sin llegar a salvar el conjunto.
  • La ausencia de cooperativo en local.
  • Un framerate errático, y eso que hablamos sólo de 30 como tope.
  • Escenarios vacíos, pobres y repetitivos.
  • La campaña es un Boss Battle camuflado con misiones secundarias de auténtico relleno que da igual que las cumplas o no.
  • Dificultad casi inexistente, logrando el rango S con poco esfuerzo en la primera pasada. Algo impensable en un juego de Platinum Games.

TEENAGE MUTANT NINJA TURTLES: MUTANTES EN MANHATTAN

PUNTUACIÓN GENERAL - 40%

40%

Si tú rango de edad esta entre los 6 y 12 años, actualmente disfrutas con la serie de Nickelodeon y con las películas apadrinadas por Michael Bay, este es tu juego. Para todos los que pasamos de la treintena es un insulto, una meada en nuestra nostalgia. Platinum se ha rebajado a niveles de prostitución con este encargo insospechados. Tal vez incluso capaces de manchar su honor por unas perras.

User Rating: 0.45 ( 1 votes)

Sobre Salvador Vargas Ramírez

Crecí con un Amstrad CPC 6128 en las manos, Mega Drive fue mi primera consola, bajé escalones con un Spectrum ZX 128K para dar un salto al PC... Tras overclokings y mods, PlayStation me poligonizó y desde entonces hasta ahora abrazo cualquier cosa que tenga un pad.
A %d blogueros les gusta esto: