jueves , 20 enero 2022

Review: Just Cause 3

Por M.A. Pernia

FICHA TÉCNICA

Fecha de lanzamiento: 1/12/2015
Plataformas: Xbox One, PS4 y  PC
Género: Acción y Aventura
Producción: Avalanche Studios
Distribución: Square Enix
Precio: 69.99-94.99 €
Jugadores: 1
Formato: Digital-Físico
Voces y Textos: Castellano

 

¡Que arda Médici!

El regreso del cazador de dictadores, Rico Rodriguez, nos expone a un nuevo y exótico escenario que se verá envuelto en las llamas de la revolución. Ante la tiranía del General Di Ravello, la amenaza que supone la extracción del Bavarium obliga a actuar al agente secreto más descarado y destructivo de los videojuegos. Un título repleto de acción y grandes posibilidades que toma la herencia de su predecesor, para llevarlo a nuevos límites.

Son gratos los recuerdos que los usuarios tendrán de Just Cause 2, un título que rompió los límites y las reglas para el género de los sandbox y que vuelve a intentarlo con su nueva entrega, que se traslada al Mediterráneo para dar cuenta de una aventura típica de héroe y villano en el que el pueblo se encuentra en medio. Un dictador, el General Di Ravello, sometiendo al pueblo de las islas de Medici, aporta un escenario repleto de posibilidades para dar cuenta de una experiencia desenfadada y muy divertida, por la destrucción, por la liberación del pueblo y por disfrutar de las posibilidades que ofrecerán los nuevos “juguetes” de Rico Rodriguez.

Just Cause 3 (1)La amplitud de posibilidades es lo que atrae de Just Cause 3, si bien, a lo largo de su promoción la capacidad de destrucción es lo que ha destacado por encima de todo. Siguiendo la estela que comenzó con el juego Mercenarios, destruir estructuras vinculadas a la dictadura que gobierna con mano de hierro será un primer paso para conseguir liberar al pueblo. Pero los planes de Di Ravello también comprenden la extracción de un recurso mineral que puede convertirse en una poderosa arma. Asentamientos, pueblos, bases militares, todo debe ser reducido a cenizas para devolvérselo al pueblo y para ello, la acción de la que Rico Rodriguez es protagonista, avala un título como Just Cause 3.

Just Cause 3 (6)

Un sistema de progreso que obligará a liberar el pueblo de la tiranía para progresar en la campaña, si bien, el progreso del jugador implica la necesidad de hacer frente a desafíos esparcidos por todo el territorio, solo cuando la región está liberada. De este modo, el equilibrio que supone el progreso por diferentes frentes, representa un incremento notable de la duración del juego, siendo la obtención de modificadores, una tarea secundaria que prima por el interés de nuestras capacidades destructivas. La cantidad de combinaciones que permitirán utilizar gadgets y habilidades varias, harán de esta experiencia algo diverso, no obstante, la precisión en el control se ve comprometida ante tanta movilidad, frenentismo y destrucción.

Just Cause 3 (7)

Se puede decir que uno de los protagonistas de Just Cause 3 es el gancho, con el que podremos destruir un buen número de estructuras, y que combinado con las armas típicas, llevaremos a las tropas del General Di Ravello al caos. Todo arderá, todo explotará, pero en ocasiones la progresión de los modificadores será lo que otorgue al jugador una experiencia plena, obligando a ser extremadamente preciso en pruebas que denotan que el control no es tan preciso como se requiere. Por ejemplo, la conducción de vehículos terrestres es bastante cuestionable, si bien, ante la extensión y las opciones de movilidad, no será el primer recurso a usar. Pese a todo, existe un buen número de vehículos, también de armas, que podremos equipar o emplear en Just Cause 3. La diversidad es parte de la diversión. Pero no todo es tan diverso, en muchas ocasiones, tanto animaciones como el diseño de personajes, se ve pobre, repitiéndose hasta la saciedad. No se puede negar que los enemigos conduzcan los mismos vehículos, pero sí que, salvo por clases, todos sean clones. La cosa no mejora con los ciudadanos, que tiene una diversidad que no es suficiente para encontrarse con un mismo carácter cada dos calles.

Just Cause 3 (4)

Claro que los diferentes medios de transporte son los que permiten gozar de un entorno bello, repleto de detalles y estructuras que, en gran parte, pueden ser destruidas. Pero hay que hacer, en un primer paso, alusión a la gran extensión de terreno que Just Cause ofrece, dividido en numerosas regiones, provincias y asentamientos, todos pendientes de ser liberados. Los efectos visuales resultan bastante atractivos, si bien, no buscan saturar la pantalla de efectos realistas. Encontrarse en plena noche despliega un espectáculo magnífico, donde las luces aparecen como luceros resplandecientes en el horizonte, pues este, se dibuja desde muy lejos y ofrece un espectáculo especial. En líneas generales, Just Cause 3 puede resultar muy espectacular, por su colorido, por su amplitud y cantidad de detalle en todo momento, pues no es un desierto, es un paraíso mediterráneo llevado a un juego donde la exploración también es importante y así, descubriremos secretos que nos dejarán alucinados. No obstante, es un escenario pensado para ser el campo de batalla de una revolución, también está preparado para ser destruido.

Just Cause 3 (2)

Evitando que las casas de los humildes habitantes puedan sucumbir a la destrucción que se avecina, el resto d estructuras pueden demolerse o desplomarse por nuestras manos, ofreciendo así, toneladas de diversión simple y directa. Debemos lamentar el rendimiento de la versión de consolas, que parecen no poder con la gestión de las físicas que implican la caída de estructuras. En muchas ocasiones, la acción sufrirá una leve ralentización, la cual resulta molesta, pero no afecta tanto como la nula gestión de físicas en algunas ocasiones. Es en este aspecto donde encontramos aspectos que si afectan a la experiencia, donde la conducción es mala, y cuantas menos ruedas tenga, peor, al menos en los vehículos terrestres, donde las motos botan sin motivo y se hacen imposibles de gobernar como nos falte asfalto. Claro que, como se puede volar, ¿para qué queremos ir en moto?

Just Cause 3 (5)

El rendimiento flojea, tanto como los tiempos de carga, que en ocasiones, son injustificables. Los tiempos de carga parece consecuencia de una falta de memoria que mantenga la actividad en un punto de retorno rápido. Este aspecto no solo afecta a la primera carga, que es demasiado larga, también sucede con los desafíos, que son breves, y si no se consigue superar o se quiere mejorar el registro, hay que volver a esperar una carga completa. En un título donde los desafíos son algo bastante obligatorio, es una lacra. Claro que los desafíos es algo que, bien para los modificadores, bien por la presencia constante de marcadores para otras hazañas, obligarán a estar pendientes de muchas cosas a lo largo del juego, entreteniendo o distrayendo la atención sobre la acción. Todo esto parece ser contraproducente ante el dinamismo destructivo de un juego que, a falta de carácter, no le falta carisma.

Just Cause 3 (3)

Esto se ve reflejado en la historia, la cual tiene como protagonistas personajes diversos, pero todos con una personalidad marcada, que nos hará testigos de una aventura típica, repleta de tópicos llevados a esa referencia cómica dentro del género de los superagentes. Diálogos y situaciones hilarantes, todas con un doblaje magnífico, que se combina con grandes efectos de sonido, que implican motores, música y que se complementan para aportar una ambientación característico de Just Cause, una impronta propia que permite que el juego goce del respeto necesario para ser una alternativa ociosa.

 

Lo Mejor:

  • Libertad, destrucción y diversión

Lo Peor:

  • El control impreciso, el rendimiento gráfico y los elementos desfasados

 

 

Just Cause 3

Nota Final - 82%

82%

Just Cause 3 evoluciona dentro de su concepto y lo lleva un paso más allá, donde la destrucción cobra un nuevo significado como protagonista de una aventura típica. Divertido, descarado y extenso, son términos que definen un sandbox con mucha fuerza, carisma y dinamismo, donde la falta de profundidad es parte de la esencia de un título hecho para divertir.

User Rating: Be the first one !

Sobre Gref

Pasó su tierna infancia traumatizado con un Amstrad Cpc 464, y retomó su cordura con una grandiosa Megadrive... De ahí se convirtió a la secta del PC, pero se redimió adoptando todas y cada una de las máquinas que aparecieron posteriormente. Actualmente vive debajo de un puente debido a la falta de espacio de su hogar.
A %d blogueros les gusta esto: