sábado , 28 noviembre 2020

Especial GOTY 2020: ¿quién se lo merece?

Han llegado los míticos GOTY (si no habéis visto la noticia os la dejo aquí). A la espera del anuncio definitivo el 10 de diciembre voy a dejar mi predicción-apuesta de este y algunos motivos. Es algo bastante subjetivo y quizás tiren por lo fácil pero habiéndolos probado y acabado me veo capaz de dar una opinión argumentada no exenta de debate.

No creo que sea el favorito, pero mi candidato a GOTY es el Final Fantasy VII Remake. Es curioso que un juego que mi fan interior había denostado un poco, conforme ha pasado el tiempo, me he sacado el platino del mismo, me lo he pasado dos veces una en modo difícil (que siempre lo he recomendado a mis cercanos porque es donde realmente se ve lo bien construido que está su gameplay) y ha provocado que pese a sus defectos se haya convertido en mi favorito del año.

Los motivos pues para empezar creo que un GOTY debe suponer una revolución en su género, un espejo en el que mirarse en el futuro y FFVIIR ha creado un gameplay revolucionario en los JRPG consiguiendo mezclar de forma magistral los turnos con el ARPG. Ha habido muchísimos intentos como la saga Tales, los propios Final Fantasy… pero siempre tenían algún pero. Las magias no funcionaban bien del todo, las invocaciones apenas aportaban nada y lo único que hacías eran ataques físicos o el intercambio entre compañeros era demasiado tosco…

FFVIIR ha sabido tomar nota y aprender de este ensayo-error y ha creado un juego en este sentido perfecto, una obra maestra. La agilidad y velocidad de un ARPG con la pausa cuando lo necesites de un sistema de turnos con ese bullet-time maravilloso que se pausa sin pausar. Ha conseguido que quieras tener combates y que farmear no sea algo tedioso ni repetitivo.

Graficamente hablando, aunque he tenido mucho debate en este sentido está a otro nivel. Las cinemáticas hechas con el motor gráfico del juego es lo mejor que he visto en esta generación. Sí, en RDR2 los paisajes y naturaleza que lo rodea son maravillosos y con un preciosismo dignos de un museo.

Pero los personajes del FFVIIR (quizás ayudado por esa estética semianime que tienen) no tiene parangón. Esas conversaciones tan expresivas, tan llenas de detalles, de microexpresiones, esos ojos llorosos de Tifa y Barret con la caída del pilar… yo no he visto nada ni medio parecido este año.

Hablando de eso estamos también en un año muy raro, entonces se junta un poco mérito propio con también demérito de sus rivales. Aparte del Covid y los muchos retrasos que ha habido, hay que añadir que ha sido año de transición generacional por lo que no ha habido muchos títulos de calidad incuestionable y creo que este 2020 va a quedar como un año… normalito y es que pienso que si estos hubiesen salido en el mítico 2017… no se si habría alguno siquiera nominado. Esto hace que el Final destaque más.

Luego además el resto de candidatos, son favoritos muy claros en sus respectivos géneros. Mientras que el FFVIIR se enfrenta a un Persona 5 Royal que es un hueso duro de roer y sería injusto que este último se fuese de vacío. Entonces la fórmula salomónica de darle el mejor rpg al Persona y el mejor de su categoría a cada candidato y el GOTY al Final lo veo bastante razonable.

En plan resumen, para mí un GOTY tiene que cumplir 3 requisitos imprescindibles: ser revolucionario en su género, un salto gráfico evidente o mecánica innovadora y sobre todo ser tan divertido que no quieres que se acabe nunca. Y este año el único que cumple estos tres requisitos es el Final Fantasy VII Remake.

Y sino analicemos los últimos 4 GOTYs: Zelda Breath of the Wild fue y es una obra maestra que supuso un paso más en los mundos abiertos con un apartado gráfico original hasta tal punto que sigue siendo referencia cuatro años después; God of War aparte de ser una vuelta de tuerca a su propia saga, supo dar una historia espectacular con un Kratos mucho más intimista y encima incluyó la mecánica de ocultar las cargas con cinemáticas haciendo un juego mucho más fluido y dinámico.

Red Dead Remdemption 2 supo coger las ideas de sus dos antecesores y ofrecer un mundo abierto espectacular. Y finalmente, Sekiro donde Miyazaki supo mejorar su propio género y crear unos controles y mecánicas divertidas, y accesibles dentro de la ya clásica dificultad.

Ahora analicemos a los rivales del Final este año ¿Hay alguno que cumpla los tres requisitos? Animal Crossing es gracioso y divertido pero no deja de ser un juego muy simple, Doom Eternal se hace demasiado pesado el excesivo plataformeo que tiene y repetitivo de hecho cuesta bastante acabártelo.

Hades es original pero no deja de ser el típico indie bueno que meten pero no es un candidato real como hicieron con Control y Ghost of Tsushima es muy bueno no lo niego pero no aporta nada al género, sus mecánicas son una mezcla muy vistas, la historia ya no digamos… solo cambias un samurái por un gángster y tienes decenas de juegos iguales y gráficamente normalito… vamos que para mí es el que menos posibilidades tiene.

Y sí, ya se que me dejo uno pero es que es claramente el gran rival y seguramente sea el favorito de muchos para el GOTY y quería pararme con él para analizarlo detenidamente. Sin entrar en polémicas absurdas de Twitter para mí The Last of Us Parte II es un juegazo, una secuela digna pero no es, ni de lejos, la obra maestra que supuso el original.

Y es que es curioso porque los argumentos que he usado para Final Fantasy VII Remake podría usarlos para The Last of Us. Sus mecánicas supusieron un vuelco y un retorno magistral al survival horror que llevaba tiempo de capa caída, gráficamente es lo mejorcito (por no decir lo mejor) de la pasada generación y encima la historia… en fin una obra maestra, un 10 sin paliativos.

Pues bien el año que estuvo nominado… ¡no se llevo el GOTY! se lo llevo el GTA V. Y ahora su secuela que es inferior en muchísimos apartados ¿se lo va a llevar?.

The Last of Us parte II, es un juego excesivamente continuista. Cuando parecía que iba a ofrecer algo original con ese trozo de mundo abierto que gustó a todo el mundo, de repente se echan para atrás y vuelven otra vez a un juego de aventura sobre raíles, con muchas mecánicas repetidas de su antecesor y aunque la historia está muy bien narrada y sabe posicionarte y ver las motivaciones entre las dos partes en conflicto de manera ejemplar, creo que no termina de ser un argumento suficiente para otorgar un juego del año (y más cuando hay un premio destinado a mejor narrativa).

No se si afirmarlo con rotundidad, pero posiblemente sea el juego que este año no cumple ninguno de los tres criterios que he mencionado (Salvo el Ghost). No supone ninguna revolución en su género, gráficamente hablando aunque es muy bueno no hay un nivel de detalle tal que resulte espectacular y sobre todo una vez que te lo acabas (aunque eso también le pasaba al primero) pasas tanto estrés y nervios que aunque disfrutas pasártelo no tienes ganas de volver a jugarlo al menos en un tiempo prudencial…

No descarto para nada que TLOU 2 se lleve la mayor parte de los premios y quede como una especie de «ganador espiritual» pero llevarse el premio al juego del año creo que haría daño al sector ya que haría entrever que este es el camino a seguir, un pelijuego con raíles muy conservador donde tu capacidad de decisión se queda a la más mínima expresión.

Y sobre todo daría la sensación de ser una decisión más política que realista ya que no veo motivos de peso reales por lo cuales lo merezca lejos como digo de llevarse el de mejor de su género y la mayoría de apartados en los que está nominado.

Es verdad que el Final Fantasy VII Remake peca de lo mismo en muchos momentos, pero considero que va más allá. Los Jrpgs parte de su esencia es contarte una historia, empatizar con sus personajes y luego a veces darte una interacción que provocará X decisiones no muy trascendentales.

Y no sólo ha sabido ofrecerte esto sino que ha ido más allá y ha sabido convertirse en un espejo en el que mirarse, ha sabido ofrecer un remake que respetando más o menos el original no ha sido un simple lavado de cara y han querido innovar y crearte sorpresas y expectativas aún siendo consciente de las previsibles críticas del fan más conservador…

Un juego revolucionario, valiente que ha sabido llegar al corazón de muchos y creo que un juego con estas características hay que alabarlo y premiarlo en consecuencia.

Sobre Gónzalo Pérez

Criado en una etapa a caballo entre la nes y la megadrive, aprendí a andar casi a la vez que saltaba setas con el súper Mario. Consolero de pro puedo resumir etapas de mi vida con generaciones de consolas. Actualmente encantado con mi Ps4 pero con ganas de ver una switch en mi horizonte
A %d blogueros les gusta esto: