jueves , 20 enero 2022

Earthlock: Festival of Magic Review

Título: EARTHLOCK: FESTIVAL OF MAGIC

Plataformas: PS4/Xbox One/PC/Wii U

Género: RPG

Desarrollador: Snowcastle Games

Distribuidor: Merge Games

Lanzamiento: 27/01/2017

Precio: 34,99€

Número de jugadores: 1

Online: No

Voces/Texto: No /Castellano

JRPG A LA NORUEGA

Las claves del rol suelen tener más que sutiles diferencias según sea oriental u occidental. Los provenientes por norma de Japón tienen caracteres muy marcados que los diferencian, mientras que los europeos o americanos suelen tomar prestadas algunas de estas características pero les suele faltar ese toque sobre todo en sus tramas. Si bien es cierto que lo oriental se repite más que el ajo y las historias suelen tener elementos muy comunes, desde que allá por el 97 Final Fantasy VII nos engatusara, se han ganado un hueco de nuestros corazones.

En esta ocasión nos enfrentamos a un juego que aunque proviene de la fría Noruega, busca mantener un cierto corte nipón. Los chicos de SnowCastle Games recurrieron a Kickstarter para sacar adelante Earthlock: Festival of Magic, con la promesa de recuperar el JRPG más clásico. Además de la financiación colectiva, contaron con un gran apoyo económico del gobierno noruego. ¿Habrán conseguido lo que se proponían?

UN MUNDO, UN GRUPO, PERO FALTA DE CARISMA

La historia de Earthlock nos lleva al mundo de Umbra, que sufrió un cataclismo impidiendo que al tierra girara. Esto provocó que una parte de esta tierra quedara desolada por un sol que le da permanentemente, mientras que la otra parte de Umbra siempre está dominada por la sombra.

En esta Umbra partida entre día y noche según la zona, nos metemos en la piel de Amon quien se ve envuelto en problemas por la desaparición de su tío. Como todo JRPG, estamos ante un niño/adolescente que se irá uniendo a un grupo variado de gente de su misma edad todos con la ambiciosa misión de salvar el mundo/humanidad/raza/ponga lo que quiera.

Sí, estamos ante la típica y tópica historia mil veces narrada en un JRPG, con sus diálogos de siempre, situaciones comunes y personajes que te deberían caer muy bien pero que al final te dan un poco igual. El mayor problema de Earthlock es ese, te da igual que se llame Amon, que sea así o asá y que vaya con Pepito o Manolito. No tiene ni el carisma ni la “chicha” que suelen imprimir los japoneses aunque nos lo metan en cada juego de la misma manera.

COMBATE POR TURNOS DE LA VIEJA ESCUELA

Será en su combate donde no podamos echar en cara a SnowCastle no cumplir con lo prometido. Anunciaban un combate por turnos de la vieja escuela y es lo que ofrecen: combates con hasta 4 personajes de los 6 que tengamos. Eso sí han sabido imprimir un ligero toque personal con algunas variaciones jugables que pueden ser interesantes.

Lo primero serían las posturas que puede adoptar cada personaje y que influyen en su manera de combatir. Según la postura elegida cambiarán las habilidades y el rol del personaje, no siendo lo mismo una postura defensiva que ofensiva por ejemplo. Un pequeño añadido para que la estrategia de los combates tenga algo más de gracia.

En lo que a progresión de personajes nos ocupa si han tomado algún que otro riesgo más con los vínculos, talentos y el crafteo:

  • Vínculos: dentro de los cuatro combatientes elegidos podremos formar parejas mediante estos vínculos, haciendo que la experiencia de uno influya a la pareja y desbloqueando habilidades pasivas y bonificaciones. Lo ideal es alternar las parejas para una subida de niveles igualada del grupo.
  • Talentos: la función de cada personaje, que se representa con un tablero donde están disponibles todos los talentos del mismo. Para activarlos debemos ir enlazando unos con otros y nos darán bonificaciones para las estadísticas del personaje. Al no haber restricciones por los talentos a elegir, las variantes son múltiples y se adaptan a casi cualquier forma de jugar.
  • Crafteo: En cierto momento del juego se nos activará la isla Plumpet, lugar donde crear objetos con los materiales que ganemos de los enemigos o mediante la plantación de semillas. Esta semillas sirven a modo de minijugo en el que deberemos regarlas de vez en cuando y recoger sus frutos. Con ellos haremos pociones o munición en el laboratorio, todo ello con las recetas que vayamos encontrando.

ESTÉTICA CARTOON BASTANTE ATRACTIVA AUNQUE POBRE TÉCNICAMENTE

SnowCastle ha apostado por un aspecto cartoon para Earthlock, lo cual le sienta bastante bien por su aspecto amable. El problema lo tenemos al darnos cuenta que todo lo demás es bastante pobre, texturas en baja resolución, escenarios y personajes con escasos detalles, etc. Aquí el aspecto indie sale más a la luz, y tal vez se podía haber apostado por otro estilo que tapara más estas carencias, aunque no le negaremos la ambición.

A nivel sonoro tampoco es excesivamente remarcable, una banda sonora funcional y típica pero sin temas de fuste. La ausencia de voces evidencia todo lo dicho anteriormente en cuanto a presupuesto, aunque es de agradecer la cantidad de idiomas a los que está traducido su texto incluido por supuesto el castellano.

LO MEJOR

  • Algún aporte interesante en los combates gracias a las posturas.
  • La evolución de personajes también busca su impronta con algunas novedades.

LO PEOR

  • Ni la historia ni sus personajes logran hacernos empatizar y al final terminas jugando por inercia dándote igual lo que les pase.
  • Un apartado técnico pobre, tanto a nivel gráfico como sonoro.

EARTHLOCK: FESTIVAL OF MAGIC

PUNTUACIÓN - 63%

63%

Earthlock: Festival of Magic trata de evocar al JRPG clásico, pero a los noruegos de SnowCastle Games les falta la gracia japonesa en su historia. Si bien cumple con un combate por turnos como cabía esperar y con algún añadido interesante, el resto deja bastante que desear.

User Rating: Be the first one !

Sobre Salvador Vargas Ramírez

Crecí con un Amstrad CPC 6128 en las manos, Mega Drive fue mi primera consola, bajé escalones con un Spectrum ZX 128K para dar un salto al PC... Tras overclokings y mods, PlayStation me poligonizó y desde entonces hasta ahora abrazo cualquier cosa que tenga un pad.
A %d blogueros les gusta esto: