Home / Reviews / Final Fantasy XV Review

Final Fantasy XV Review

Título: FINAL FANTASY XV

Plataformas: PS4/Xbox One

Género: JRPG

Desarrollador: Square Enix

Distribuidor: Koch Media

Lanzamiento: 29/11/2016

Precio: 69,99€

Número de jugadores: 1

Online: No

Voces/Texto: Inglés-Japonés/Castellano

EL FINAL FANTASY QUE LA SAGA NECESITABA

Hay ciertas sagas de videojuegos que son vacas sagradas, y el lanzamiento de una nueva entrega es todo un acontecimiento. Si además vienen precedidos de un tiempo de espera de hasta 10 años desde su anuncio, su expectación aumenta con creces. Final Fantasy XV es el ejemplo reciente y más claro.

Desde aquel lejano 2006 donde se anunciaba Final Fantasy Versus XIII, mucho ha llovido. La saga no ha estado paralizada, y no fueron llegando las entregas de la trilogía de Lightning. Otros productos relacionados se dejaron caer, pero todos queríamos un Final de pura cepa, una entrega principal a la altura. El momento llegó, y como cabía esperar la división de opiniones iba a ser enorme. La aventura de Noctis supone la mayor ruptura con muchos de los elementos clásicos de la saga, pero a su vez el avance necesario para actualizarla a lo que su género requiere.

Square Enix y el equipo de desarrollo han sido lo suficientemente valientes para aceptar que el desarrollo occidental de RPG les estaba pasando por la izquierda al japonés desde hace mucho tiempo. Es por ello que este Final Fantasy XV es lo que la saga y el JRPG necesitaba, una actualización necesaria y bien llevada.

No estará exenta de polémica, y puede que el más purista no se lo perdone jamás, pero el resultado final aún con sus muchas sombras es de quitarse el sombrero. Mucho le va a deber Square Enix a Hajime Tabata, que ha sido capaz de reconducir un desarrollo que iba rumbo al desastre y llevarlo a muy buen puerto.

UN GRANDIOSO JUEGO A PESAR DE SUS ERRORES

En el mundo actual que vivimos, ese donde la hipérbole es el pan nuestro de cada día, Final Fantasy XV se ve obligado a ser examinado con la lupa que dirá si es “el GOTY” o la basura. Por desgracia parece que en nuestra escala de valores sólo existe el 10 y el 0, el negro o el blanco. Es por ello que temo que este juego se vea condenado al odio visceral o a la admiración absoluta. Pero aquí no os voy a contar que es el mejor Final Fantasy ni el peor, probablemente no sea ni una cosa ni la otra y se encuentre en un término media tirando a lo alto.

Cuando un juego es capaz de robarte más de 100 horas de tu tiempo y lo hace de manera que las disfrutas, evidentemente estamos ante un gran juego. Pero este “Frankenstein” que ha tardado 10 años en eclosionar tiene demasiados altibajos como para no comentarlos.

Llamado a ser el nexo que una los jugadores clásicos y atraiga a nuevos, es posible que no satisfaga plenamente a los primeros pero al que siempre miraba de reojo la saga pero no se atrevía le acabe atrapando. Para lograr esto sacrifica mucho que el fan más puritano puede que no le perdone, pero siendo honestos a la saga le hacían falta esos cambios. El problema es que cae en algunos errores de juegos de mundo abierto ya casi desfasados.

En su parcela dedicada a ser un sandbox puro y duro, es admirable como con una caterva de misiones secundarias insulsas y repetitivas es capaz de atraparte en sus redes y no soltarte. Aquí no asistimos a quest realmente interesantes donde hay una narrativa emergente digna, son las secundarias típicas y tópicas en las que te sientes un recadero. Pero enganchan y mucho, y no puedes parar de hacer una tras otras, incluso cuando te das cuenta que algunas se hacen casi solas porque el elemento que necesitas lo has comprado sin querer en una tienda.

Es en esta parte donde cae en otro error grave de los juegos de mundo abierto donde el libre albedrio campa a sus anchas y es la pérdida de urgencia. Mientras la historia te cuenta como tu pueblo es asediado, tus seres queridos pueden estar muertos, tú te dedicas a ir a buscarle ranas a una extraña que te topas en una gasolinera, o a sacarte fotos con tu colega, o a hacer fogatas, etc. La narrativa queda excesivamente difusa en este sector del juego, y es cuando quiere apretarte y contarte todo con épica y fugacidad cuando el juego olvida este mundo abierto para ir al meollo.

Llegados a este punto, que a unos les puede tardar decenas y decenas de horas, subir hasta niveles bárbaros su personaje mientras que otros pueden ir a mata caballo y plantarse a las 8 horas en este momento. Aquí el juego cambia radicalmente, va a contarte su historia y busca que no te detengas, para ello se vuelve lineal pero haciendo gala de un rebujito de ideas y géneros casi impensables.

En su tramo final se mezclan los pasillos, el sigilo, el survival horror y unos grandes altibajos gráficos que denotan que fue desarrollado en sus inicios y que no. Aquí es donde más se nota lo que se ha repescado y lo que se ha creado cuando se tornó el desarrollo.

Eso sí, aquí la trama gana en epicidad y coge un ritmo vertiginoso que te lleva de la mano hasta su final. El corazón hasta se te acelera queriendo descubrir más y más, cuando en las primeras horas sólo querías disfrutar del campo, de las vistas, de los paseos en Chocobo, etc. Es por ello que creo que el juego logra su misión, hacerte sentir como Noctis al principio de su aventura, un chaval despreocupado de su destino hasta que llega su momento y tiene que hacerle frente con madurez.

Personalmente el reproche más grande que le debo hacer al juego es la elección de seccionar la historia fuera del mismo. A Square Enix el movimiento transmedia se le ha ido de las manos en esta campaña de marketing, y obligar al jugador a ver una película como mínimo antes de jugar para entender realmente la trama es imperdonable. Luego tienes otros elementos que amplían información, pero no son tan necesarios como Kingslaive que se me antoja casi imprescindible de ver antes de jugar o andarás bastante perdido. Mención aparte para el propio guión del juego que olvida mostrarte lo que le pasa a algunos personajes lo suficientemente importantes como para que su destino no suceda en segundo plano y te enteres por un periódico que puedes leer o no.

DE LA BOY BAND A LOS MEJORES AMIGOS DEL MUNDO

Uno de los mayores miedos que suscitaba el juego ha resultado ser su gran acierto. El cuarteto formado por Noctis, Gladiolus, Ignis y Prompto, nos temíamos que serían personajes a los que coger mucha tirria y han resultado ser lo mejor de Final Fantasy XV.

El pilar básico del juego se basa en la amistad que une a sus protagonistas, el cómo pasan de ser los escoltas de príncipe a sus “hermanos”.  Nunca fui muy amigo de cómo los japoneses representan a sus héroes, y el miedo con estos cuatro era tremendo. Pero tras pasar casi 100 horas con ellos debo admitir que me han ganado el corazón.

Noctis con su inmadurez, Gladiolus con sus reprimendas, Prompto con sus caídas e Ignis con sus consejos y platos. Todos se han convertido en personajes a los que he cogido un gran afecto y cariño. Me ha llegado a “doler” sus peleas, desencuentros y cualquier daño que les pudieran hacer.

EL COMBATE, LAS INVOCACIONES Y ALGUNOS DE SUS CAMBIOS MÁS DRÁSTICOS

Obviamente y dejando a un lado el adoptar la fórmula sandbox, este Final Fantasy ha revolucionado la saga. Como ya he mencionado el más purista no le perdonará que pierda su habitual combate por turnos y pase a ser un juego más dispuesto para la acción directa. A pesar de ello, su combate tiene dos vertientes: la que viene por defecto y otra más estratégica donde el tiempo se detiene para ver donde atacar mejor, buscar debilidades o cambiar de armas, magias, etc. No es un combate como si de un hack and slash hablásemos ni tampoco es lo que conocíamos de la saga, es una mezcla que de primeras puede chocar pero una vez te acostumbras te das cuenta que es la mejor decisión que han podido tomar.

Aunque que pueda parecer fácil, puesto que prácticamente se basa en un botón de ataque, hacer bloqueos cuando te indican y realizar algunos movimientos especiales, tiene más miga de la que se aprecia. Te toparás con enemigos muy duros, algunos que te llevarán a combates de casi una hora de duración, el problema es que estos no son de la historia principal sino de las secundarias que hay guardadas en el end game.

También se puede echar de menos las invocaciones, no porque no las hayas, sino porque no se pueden realizar cuando uno quiera. Estas sólo estarán a nuestra disposición bien avanzado el juego y se tienen que dar unas condiciones especiales para cada una de ellas. En cierto modo una vez que las realizas entiendes el porque de este cambio, ya que son tan determinantes que en ese momento el combate se termina, pero terminas echando de menos verlas más a menudo ya que son tan espectaculares.

TÉCNICAMENTE, UN COMPENDIO DE 10 AÑOS DE AVANCE

La década de desarrollo del juego se hace muy palpable en su apartado técnico, sobre todo en su recta final. Es esta la que parece se desarrolló primero y donde se nota un juego con texturas más planas, menos efectos de partículas e incluso el detalle de los personajes disminuye. Pero mientras se desarrolla en su parte de mundo abierto, Final Fantasy XV es puro espectáculo visual, por no hablar de las CGI que alcanzan unas cotas dignas de la propia película que lo antecede. Mención aparte para las comidas que elabora Ignis con un acabado espectacular para algo tan absurdo.

Su banda sonora si es digna de colarse entre las mejores de la saga, partiendo desde el tema del menú hasta los momentos más álgidos de la historia. Además la inclusión en el Regalia de todas las ost de los juegos anteriores (si las compras en las tiendas o las consigues), le dota musicalmente de una obra completísima.

Las voces, tanto en japonés como en inglés, así como la traducción, rayan también a una gran altura. Cabe destacar que se rescaten los sonidos más clásicos de la saga para ciertos aspectos.

LO MEJOR

  • La capacidad de adicción que tiene su mundo abierto, a pesar de no contar con misiones secundarias especialmente trabajadas.
  • El cambio en las mecánicas de combate, convierten a Final Fantasy en una saga actualizada a los tiempos que corren.
  • La química entre los cuatro personajes protagonistas.
  • El nivel de detalle y su apartado técnico, sobre todo en su parte de mundo abierto…

LO PEOR

  • … contrasta muchísimo en su parte final, más lineal y donde se nota que se creó al principio de su desarrollo.
  • La pérdida del sentido de la inmediatez en su fase de mundo abierto. Mientras la historia requiere que el jugador avance en ella, te trata de embaucar con misiones secundarias que no vendrían a cuento en una narrativa lógica.
  • Al tratar de arriesgar (sobre todo en su parte final) introduciendo diferentes mecánicas de otros géneros, fracasa estrepitosamente en algunos de ellos.
Título: FINAL FANTASY XV Plataformas: PS4/Xbox One Género: JRPG Desarrollador: Square Enix Distribuidor: Koch Media Lanzamiento: 29/11/2016 Precio: 69,99€ Número de jugadores: 1 Online: No Voces/Texto: Inglés-Japonés/Castellano EL FINAL FANTASY QUE LA SAGA NECESITABA Hay ciertas sagas de videojuegos que son vacas sagradas, y el lanzamiento de una nueva entrega…

FINAL FANTASY XV

PUNTUACIÓN - 92%

92%

Final Fantasy XV es el juego que la saga requería en este momento, para actualizarla a los tiempos que corren. Su apuesta por el mundo abierto, el cambio en la mecánica de combates y otros muchos detalles, lo convierten en un JRPG actual y dinámico. Evidentemente esto puede chocar con el fan más intransigente y purista, pero a buen seguro acercará la saga a nuevas generaciones. Square Enix le va a deber mucho a Tabata por saber rescatar con cierta maestría un desarrollo enquistado y que hubiera provocado un agujero tremendo en la cuenta corriente de la compañía.

User Rating: Be the first one !

Mira esto también

Análisis de Prey: Mooncrash para Xbox One

Prey: Mooncrash nos da otra lección de diseño de Arkane Studios, esta vez con toques de roguelike pero con todo el ingenio propio del estudio.

A %d blogueros les gusta esto: