Home / Reviews / Nintendo / Análisis: Super Mario Odyssey

Análisis: Super Mario Odyssey

Titulo: SUPER MARIO ODYSSEY

Plataformas: Nintendo Switch

Género: Plataformas/Aventura

Desarrollador:  Nintendo

Distribuidor: Nintendo

Lanzamiento: 27/10/2017

Precio: 59,99

Número de jugadores: 1-2

Online: No

Voces/Texto: Castellano/Castellano

COMPLETANDO EL AÑO REDONDO DE SWITCH

Pocas consolas pueden presumir de tener un inicio de vida tan cargado de buenos títulos como Nintendo Switch. Tras The Legend of Zelda: Breath of the Wild y Splatoon 2, llega Super Mario Odyssey, completando un triplete de éxitos inigualable.

Lo increíble es que de esos tres títulos, dos de ellos son sagas que llevan más más de tres décadas con nosotros y tienen la capacidad de reinventarse, adaptarse a los tiempos, dar saltos entre géneros y no parar de sorprendernos.

Super Mario Odyssey es un golpe en la mesa tan contundente como fue en su momento Super Mario 64 en Game Cube, o los Mario Galaxy en Wii. No obstante bebe mucho de lo que fue el salto a las 3D, pero sobre todo de Mario Sunshine.

CON LA GORRA

Cuando creíamos haberlo visto todo en las numerosas aventuras de nuestro bigotudo fontanero, Nintendo se saca de la manga una mecánica que da mucho juego. El gran recurso de Super Mario Odyssey es Cappy, el aliado que “instalado” en la gorra (o diferentes gorros) del italiano nos permite poseer (perdón, capturar) hasta 52 criaturas u objetos de los escenarios para resolver puzles o plataformas.

Desde un tiranosaurio que creará el caos por donde pisa, un Bill bala que nos permite volar o destruir cosas, una cadena Chomp para atacar a los jefes o incluso un tanque, todos estos y muchos más son las posibles capturas y sus poderes que podremos aprovechar gracias a Cappy.

Pero no solo capturar es su poder, puesto que podemos usarla para atacar a los enemigos a distancia, usarla como plataforma para saltar a lugares más lejanos, recoger monedas u otros objetos de zonas inalcanzables o simplemente interactuar con el entorno.

EL ENÉSIMO SECUESTRO DE PEACH

Pero toda aventura necesita un argumento, y aunque esto en las aventuras de Mario no es lo más importante, aquí va el de esta historia. Bowser ha secuestrado a Peach, una vez más, y está dispuesto a casare con ella por las bravas. Nuestro héroe al tratar de impedirlo queda abandonado en un planeta desconocido.

Sin su gorra, la cual ha quedado destrozado, se alía con Cappy el cual le “presta” sus poderes para ayudar a Mario a rescatar a la princesa y de paso a su “amiga” Tiara que está en la corona que Bowser ha impuesto a Peach como regalo de bodas.

Ambos deberán recorrer hasta 15 universos para lograr detener al malvado rey de los Koopas. Para ello utilizaran la Odyssey, una nave que cuya energía obtiene de las energilunas y las cuales debemos recolectar para poder saltar al siguiente. En total hay más de 800 pero con una parte ínfima de estas podemos superar el juego.

Ojo, superar el juego no significa acabarlo. Si bien yendo muy directos la historia se puede solventar en unas 6 horas, lo cierto es que la gracia radica en el “endgame” y todo lo que esconde cada universo. Es muy probable que incluso te “pierdas” en cada uno de ellos al descubrir una nueva mazmorra, algún secreto oculto o al notar que este ha cambiado derrotando al jefe de turno y que se abre ante ti un mundo nuevo de posibilidades.

Super Mario Odyssey es un juego muy grande, largo y duradero, pero que puede que algún inconsciente piense que termina cuando salen los títulos de crédito. De esta forma estará desperdiciando su dinero y malgastando un trabajo de diseño de niveles realmente excelso.

SOLO TE PIDO LA LUNA

Ya he dicho que el “macguffin” de Super Mario Odyssey son las energilunas (o lunas a secas). Estas se pueden conseguir de numerosas formas: desde comprarlas en la tienda del mundo en el que estemos, derrotando al jefe o jefes de turno, ocultas en un pasadizo secreto, resolviendo un puzle o sección de plataformas, etc.

Pero no son el único coleccionable del juego, puesto que en cada mundo hay una moneda de diferente forma pero de color morado. Estas, junto a las amarillas de toda la vida, nos sirven para comprar los diferentes aspectos de Mario así como recuerdos y decoración para la Odyssey.

Los trajes no nos aportan ningún beneficio como en otros juegos pero sí que nos servirán en función del mundo para poder acceder a algunos lugares donde sin la indumentaria adecuada no podremos entrar. Aparte del numeroso armario del que han dispuesto a nuestro bigotudo amigo y que dará mucho juego para el Modo Foto.

ROZANDO LA EXCELENCIA PERO SE QUEDA A UN PALMO

Super Mario Odyssey no logra alcanzar la nota perfecta por una serie de defectos, errores o fallos, llámalo como quieras. El primer es lo excesivamente fácil que es superar la historia del juego en sí, algo que en otras entregas tenía su reto. No obstante no confundir con completar el juego al completo, que sí tiene su desafío y pondrá a prueba nuestra pericia e ingenio.

El segundo un modo cooperativo más anecdótico que otra cosa. Un segundo jugador puede controlar a Cappy, pero lo cierto es que su función no será más que una mera excusa para pasar el mando al más pequeño de la casa y que no mire el televisor o la pantalla de Switch sin más.

El tercero la obsesión del juego por hacer uso del control por movimiento de la consola. Si bien esto se puede desactivar, los movimientos y acciones están muy pensadas para que los hagas agitando y moviendo los Joy-Con más que con los botones del mando. No digo que funcione mal, todo lo contrario, pero sobre todo cuando juegas en modo portátil es bastante incómodo agitar toda la consola y casi que lo más recomendable es jugar con un Joy-Con en cada mano.

Son defectos minoritarios, pero que le roban el privilegio a este Super Mario Odyssey de tener la nota más alta posible.

BONITO A RABIAR

No estamos ante ningún portento gráfico ni técnico, y eso que con respecto a los primeros anuncios el juego ha mejorado considerablemente su resolución pasando de los 720p iniciales a los 900p con los que se ha terminado lanzando.

Pero lo que es innegable es el genial diseño artístico, la variedad entre los diferentes mundos y el cariz positivo que desprende el juego por cada esquina. Además la variedad de expresiones tanto de Mario como de Cappy y sus animaciones, consiguen un juego que te hace sentir alegre aunque tengas que reiniciar treinta veces una sección de plataformas.

Mención aparte también para su banda sonora, de la cual ya se ha convertido en todo un éxito su tema Jump Up, Super Star! Todo un repertorio de músicas ambientales para según qué universo estemos con tonos optimistas y alegres sin olvidar algún que otro tema clásico reversionado para la ocasión.

 

LO MEJOR

  • La inclusión de la mecánica de capturas o posesiones con la gorra Cappy es una revolución dentro de la propia saga.
  • Un juego generoso en contenido, con un “endgame” que dará para muchas horas de juego y muchos secretos por descubrir.
  • Un diseño artístico y de niveles excelso.
  • Diversión cargada de optimismo que te sacará una sonrisa con cada descubrimiento o situación.

LO PEOR

  • Superar la historia del juego es demasiado sencillo además de corto, por suerte tras esto hay mucho juego por descubrir y retos más difíciles que superar.
  • Aunque se puede desactivar, el uso del control por movimientos para algunos de las mecánicas más importantes, sobre todo cuando juegas en modo portátil.
  • La inclusión del mutlijgador local es una mera anécdota.
COMPLETANDO EL AÑO REDONDO DE SWITCH Pocas consolas pueden presumir de tener un inicio de vida tan cargado de buenos títulos…

SUPER MARIO ODDYSEY

PUNTUACIÓN - 97%

97%

Super Mario Odyssey nos trae de vueltas las plataformas 3D con mundo abierto y lo hace de manera excelente aportando mecánicas nuevas. Algo que parece tan sencillo como una gorra con la que "poseer" a los enemigos u objetos de muchísimo juego y es un soplo de aire fresco en la saga. Aparte toda la diversión habitual, secretos, retos y horas de disfrute en un juego casi perfecto.

User Rating: Be the first one !

About Pichumalaga

Crecí con un Amstrad CPC 6128 en las manos, Mega Drive fue mi primera consola, bajé escalones con un Spectrum ZX 128K para dar un salto al PC… Tras overclokings y mods, PlayStation me poligonizó y desde entonces hasta ahora abrazo cualquier cosa que tenga un pad.
Para cualquier cosa me tenéis en PSN como pichumalaga

Check Also

Análisis Perfect

Perfect es sencillamente una experiencia pensada para relajarnos en unos escenarios paradisíacos haciendo uso de la realidad virtual.

A %d blogueros les gusta esto: