Home / Reviews / Pc / Análisis de Left Alive para PlayStation 4

Análisis de Left Alive para PlayStation 4

LEFT ALIVE
 

Plataformas: PS4/PC

Versión probada: PlayStation 4

Género: Sigilio/Supervivencia/Acción

Desarrollador: Square Enix

Distribuidor: Koch Media

Lanzamiento: 05/03/2019

Precio: 59,99€

Número de jugadores: 1

Online: No

Voces/textos: Inglés/Castellano

Web oficial

METACRITIC

Los amantes del sigilo se han visto algo huérfanos en los últimos años con las caídas en ventas de algunos de los títulos más representativos del género o por cómo sus propietarios las han relegado al ostracismo. En el caso de Metal Gear nos tememos que Konami no tiene grandes intenciones con la saga ahora sin Kojima y Splinter Cell es el hijo pródigo que esperamos en cada E3 que vuelva pero Ubisoft nos lo sigue quitando de las manos. Otros casos como Deus Ex o Dishonored parecen haber caído en impulso debido a las flojas ventas.

Por ello cuando apareció el anuncio de Left Alive, vimos un pequeños rayo de esperanza en el horizonte. No hizo mucho ruido, pero entre el pequeño nicho de jugadores amantes de este estilo de juegos despertó cierta curiosidad.

A eso había que sumarle que era un spin off de Front Mission, que aunque no es una saga muy remarcable tiene cierta solera. Además contaba con el diseño artístico de Yoji Shinkawa, ilustrador de Metal Gear y que tan buen gusto tiene con su lápiz.

Por desgracia y aunque no es que sobre él pesaran grandes expectativas, lo que nos ha llegado es un doble A con muchas intenciones pero una falta de resolución alarmante a cada una de las propuestas que plantea. Y que no son pocas.

Left Alive es un mejunje de ideas, todas metidas en una coctelera que se ha agitado mal y para la que se han cogido bebidas de garrafón. El típico chupito que si te tomas a primera hora de la noche te sienta fatal y horas más tarde te hace echar la pota.

Pero como no nos gusta quedarnos solo con lo malo, vayamos por partes y busquemos algo positivo en un título que puede llegar a entretener pero que por desgracia en su mayoría de horas ha conseguido frustrarme.

La historia de Left Alive nos traslada a la región balcánica de Rutenia, concretamente a la ciudad de Novo Sala. Allí ha estallado un conflicto bélico y encarnamos a tres supervivientes del mismo que han de sobrevivir y ya de paso poner solución al mismo.

El juego va alternando misiones donde cambiamos entre los tres personajes protagonistas: Mikhail, un joven sargento de Rutenia; Olga, capitana de la policía de Novo Slava; y Leonid, antiguo miembro del movimiento rebelde incriminado por asesinato y condenado a muerte.

Si pensáis que cada personaje aportará alguna mecánica o forma diferente de jugar, estaréis tan equivocado como lo estaba yo. Son una skin cada uno de un mismo personaje con los mismos movimientos y animaciones.

Las misiones están claramente delimitadas en un mapa por el que vamos seleccionando cual realizar y dentro de cada una el nivel es clásico a rabiar. Nos toparemos con las clásicas barreras invisibles que no nos permiten pasar que tan anticuadas se ven a día de hoy.

Cada misión es cierto que se puede resolver de diferentes formas, aunque siempre hay una que es la más adecuada y se remarca con mayor fuerza. Un punto a favor que tiene el juego es que hace uso de la conexión online para mostrarnos en el mapa puntos de calor de otros jugadores y donde han muerto. Una manera de indicarnos qué camino es más complicado que otro.

Para el sigilo disponemos de todo tipo de coberturas, zonas oscuras donde ocultarnos, objetos del entorno que utilizar para distraer a los guardias, etc. El problema principal está en la IA enemiga que no está bien medida. Puede ser la más torpe del mundo pasando ante sus ojos sin ser detectado o ser los más linces y verte a kilómetros de distancia. Es tan aleatorio como incomprensible.

En un juego además donde la munición escasea, se premia el sigilo y la acción queda relegada a un acto desesperado de salvar una misión pero casi inútil, es inexplicable que no exista una acción de acabar con los enemigos por la espalda y nos tengamos que liar a palazos o escobazos sin ton ni son para terminar alertando a todo el mundo. El juego no recompensa al jugador que actúa como le indica que debe hacerlo de una manera muy torpe.

Además los controles son bastante toscos, entorpeciendo el flow del desplazamiento entre las sombras o las coberturas. Y si por lo que sea somos detectados ya no sólo que la acción sea penada, sino que nos enfrentamos a verdaderas esponjas de balas capaces de soportar hasta tres disparos a la cabeza.

Hay otro detalle que puede molestar a algún que otro jugador como es el uso de los checkpoints. El juego salva partida en puntos muy concretos que además están diseminados por el escenario de una manera diría que aleatoria. Puedes encontrar dos muy cerca el uno del otro o pegarte diez minutos sin tropezarte con ninguno y perder todo el avance. Personalmente lo veo un añadido de dificultad que no considero tan error, como que todo lo demás provoque la desesperación y frustración del jugador.

Durante algunas misiones podremos además subirnos a poderosos mechas llamados Wanzers (los icónos de la saga Front Mission). Esta debería ser la parte más espectacular del título pero sin embargo queda lastrada por unas peleas lentas y torpes que además empañan una cámara que se posiciona en todos los sitios más incómodos posibles.

Un buen punto a destacar de Left Alive es la toma decisiones. Las conversaciones tienen varias opciones de respuesta que alteran de una manera considerable el devenir de la historia. Además hacen que se desbloqueen misiones secundarias y se alargue la vida del juego. El problema está en que una vez más la jugabilidad y sus muchos errores hacen que ésto sea más un sufrimiento que una alegría.

El apartado técnico no está tampoco a la altura de los estándares actuales, pero no es el peor de sus males. Cierto es que se le notan carencias importantes, pero que se suplen con un buen diseño gráfico.

Su apartado sonoro sin embargo si destaca, sobre todo por una banda sonora bien conformada y con temas muy remarcables.

Los amantes del sigilo se han visto algo huérfanos en los últimos años con las caídas en…

LEFT ALIVE

NOTA - 58%

58%

Left Alive se nos presentaba como una nueva oportunidad para los amantes del sigilo. Por desgracia nos ha llegado un juego descafeinado, con mecánicas torpes, una IA mal implementada y desfasado en muchos aspectos. Un cóctel mal agitado y aún peor servido.

User Rating: Be the first one !

Mira esto también

Análisis de Super Mutant Alien Assault para Switch

Super Mutant Alien Assault es un roguelike de plataformas 2D de acción competente donde el modo horda es el núcleo del juego. Da para unos horas de diversión y poco más.