Home / Reviews / Análisis de Detroit Become Human para PlayStation 4

Análisis de Detroit Become Human para PlayStation 4

DETROIT BECOME HUMAN

Plataformas: PlayStation 4

Detroit Become Human

Versión probada: PlayStation 4

Género: Aventura Gráfica

Desarrollador: Quantic Dream

Distribuidor: PlayStation

Lanzamiento: 25/5/2018

Precio: 69’99 €

Número de jugadores: 1

Online: No

Voces/textos: Español/Español

Web oficial

METACRITIC

MÁS DE DOS DÉCADAS CREANDO HISTORIAS

A Quantic Dream siempre se la mira con lupa. Es de esos estudios que tienen una base de fan casi tan grande como la de gente que les espera con el cuchillo entre los dientes. Puede que en parte por David Cage, la cabeza más visible del estudio, a quien su entusiasmo a veces le ha jugado malas pasadas vendiendo elementos que no estaban en sus juegos.

En estos más de 20 años que han pasado desde su primer juego, Omikron: The Nomad Soul, se han caracterizado por la calma y tranquilidad con la que han ido lanzando sus proyectos. Que un estudio sólo cuente con cinco títulos en todo este tiempo es algo incluso extraño y nos hacen ver el mimo con el que cuidan sus obras.

Desde el primer momento ya dejaron claro su intención por narrar, algo que llevarían más allá a partir de Farenheit, su segundo juego. Pero también como buscan unir artes como el cine y la música pasadas por el filtro del videojuego.

Sus obras siempre se han caracterizado por la importancia de la narrativa, y aunque siempre han buscado dar al jugador la opción de vivir su propia historia, no siempre lo consiguieron. Quien sabe sin por limitaciones técnicas o porque a nivel de guión aún no estaban preparados, pero con Detroit Become Human por fin han alcanzado esa meta que buscaban.

Detroit Become Human es sin duda la reafirmación de todo lo que Quantic Dream ha buscado durante todos estos años. Estamos ante el mejor juego del estudio y el máximo exponente del cacareado “efecto mariposa” que Until Dawn propuso y llevo a tan buen termino.

DE LAS LEYES DE LA ROBÓTICA A LA DETROIT DE ROBOCOP

La historia de Detroit Become Human bebe de muchas de las obras clásicas o recientes de ciencia ficción. Sobre todo de aquellas que plantean qué pasaría si los androides nos suplantan en las labores del día a día o si tienen sentimientos: Blade Runner (¿Sueñan los androides con ovejas mecánicas?), Yo, robot, Inteligencia Artificial, etc.

Pero además pone sobre la mesa una larga lista de preocupaciones del ser humano y de problemas actuales como la violencia de género, el paro, el racismo, etc.

Estamos en un ficticio (o no) 2038 en el cual los androides forman parte de nuestro día a día. Poco a poco han ido asumiendo trabajos que hasta ahora son propios del ser humano y eso provoca un clima de crispación de aquellos que han perdido sus empleos en pro de estas máquinas efectivas.

Nos pondremos en la piel (sintética) de tres androides bastante diferentes. Markus, el revolucionario; Kara, la sensible; y Connor, el perfecto cumplidor. Las historias de este trío se irán entrecruzando en este universo en contra de su existencia pero donde han de decidir si obedecer sus órdenes o tomar sus propio camino.

DECISIONES QUE SÍ IMPORTAN

Aunque para muchos los juegos de Quantic Dream se podrían englobar en un género propio (para algunos ni siquiera llamarlos videojuegos), lo cierto es que comparten similitudes con los de Telltale Games o Life is Strange. Hasta ahora todos se publicitaban con una toma de decisiones vital para el desarrollo e incluso el final, algo que quedaba bastante empobrecido a la hora de la verdad.

Tal vez el primero en demostrar que esto era posible es Until Dawn, y puede que Quantic Dream haya aprendido mucho de “efecto mariposa” visto en el juego de Supermassive. En Detroit Become Human esto se lleva mucho más allá y las posibilidades son demasiado grandes como para cuantificarlas.

En cada capítulo tendremos una serie de decisiones e incluso acciones que se dirimen con un Quick Time Event, que tienen una gran importancia en el transcurso de la historia. Podemos perder a los personajes para siempre, algo que incluso puede suceder al comienzo del propio juego.

Además no hay un camino “bueno” por decirlo así, en ocasiones las respuestas o soluciones que supondremos más lógicas o “humanas” pueden ser fatales para el desarrollo. Pero lo realmente sorprendente es descubrir todo el árbol de posibilidades al final de cada capítulo y ver todo lo que nos hemos perdido y lo cual nos da más ganas de repetir el capítulo o volver a jugar otra partida.

El resto de la jugabilidad “es muy Quantic Dream”. Escenarios, algo más abiertos que en anteriores juegos, donde recoger pistas o interactuar con objetos. También tendremos los “momentos rutinarios” marca de la casa donde deberemos abrir puertas o fregar platos haciendo el gesto ya sea mediante giros del stick, deslizando el dedo por el panel táctil o utilizando combinaciones de gatillos y botones.

Estamos ante una aventura de unas 10 horas aproximadamente de duración, lo cual no se hace excesivamente largo para sucesivas partidas tomando decisiones diferentes, ni demasiado corto. Además nos proponen un nivel de dificultad bajo para disfrutar de la historia sin el estrés de fallar en los QTE por la inmediatez de éstos, pero lo recomendable es jugar con lo que viene por defecto.

UN ESPECTACULO VISUAL

Quantic Dream siempre se ha caracterizado por mostrar una apartado gráfico y técnico en sus juegos portentoso y Detroit Become Human no es menos. Incluso no haciendo presentando un futuro demasiado alejado en cuanto tecnología (más allá de los propios androides), todo luce de maravilla.

Las expresiones faciales rayan a un nivel que parece sólo estar al alcance de Sony en sus últimos juegos. Se vuelve a notar una vez más la interconexión que tiene la compañía nipona con sus estudios internos y como comparten tecnologías así como aprendizajes sobre como sacar el máximo rendimiento al hardware.

A nivel sonoro es otro espectáculo, con un doblaje al castellano inmejorable e incluso muy por encima de otras producciones anteriores del estudio donde se notaba que las técnicas de doblaje de videojuegos no estaban todavía bien trabajadas.

LO MEJOR

✔Su historia, cargada de grandes momentos que darán qué pensar
✔Un apartado gráfico y técnico imponente
✔Por fin las decisiones tienen una gran trascendencia

LO PEOR

✘Los QTE para situaciones monótonas, aunque se han reducido con respecto a otros juegos del estudio
✘No es un juego para todo el mundo, si buscas acción esto no es para ti

MÁS DE DOS DÉCADAS CREANDO HISTORIAS A Quantic…

DETROIT BECOME HUMAN

NOTA - 92%

92%

Detroit Become Human es el trabajo más completo de Quantic Dream, ese que siempre prometían pero que por una u otra razón no habían alcanzado hasta ahora. Las decisiones si son realmente importantes, la historia no desvaría con momentos incongruentes y por fin consiguen un guión sólido y cuyas condicones morales nos harán pensar.

User Rating: Be the first one !

Mira esto también

Análisis de Asterix & Obelix XXL 2 para PC

Asterix y Obelix XXL 2 merecía está remasterización que se queda un poco corta pero que vuelve a traernos un plataforma 3D bastante notable

A %d blogueros les gusta esto: