viernes , 18 octubre 2019

Análisis de Code Vein para PlayStation 4

CODE VEIN

Plataformas: PS4/XBOX ONE/PC

Versión probada: PS4

Género: Action RPG

Desarrollador: Bandai Namco Studios

Distribuidor: Bandai Namco

Lanzamiento: 27/09/2019

Precio: 69.99€

Número de jugadores: 1

Online: Si

Voces/textos: Inglés-Japonés/Español

Web oficial

METACRITIC

Code Vein, lo nuevo de los creadores de la saga God Eater, es otro intento más por llevar la fórmula FromSoftware de los Souls a un nuevo terreno. En este caso pasarla por el filtro del anime japonés con su estética e incluso la historia que cuenta.

Todo sobre el papel pintaba muy bien cuando el juego se presentó. Los primeros tráilers nos dejaban con ganas de ponerle las manos encima, pero una vez acabado y pateado de arriba abajo la sensación que nos deja es la de un querer y no poder.

La de un alumno distraído, que entre tanta reverencia a su maestro se ha olvidado hasta de copiar bien. En su afán por hacerlo todo casi igual, se olvida de imponer su propio estilo y traza un juego fácil para lo que se espera de este género, una historia sosa y manida incluso para un anime.

La historia nos sitúa en un futuro distópico donde un cataclismo llamado Púas de la Justicia, arrasó las ciudades y acabó con gran parte de la población. Los supervivientes han quedado aislados tras una barrera de sangre donde viven los resucitados. Son humanos que se han transformado en una suerte de vampiros que necesitan de Perlas de sangre para alimentarse.

Aquellos que no consiguen dicho alimento terminan convirtiéndose en perdidos, que no son más que unos engendros que atacan a cualquiera que se les pase por delante. Este proceso no tiene vuelta atrás salvo por la muerte.

Nuestro protagonista, que podrá ser elegido de entre 30 seleccionables o crearlo a nuestro gusto en un editor bastante completo, despierta como resucitado sin recuerdo alguno. Solo sabe que tiene el poder de regenerar los manantiales de Perlas de sangre. En su camino se cruzará Louis (clara referencia al personaje de Entrevista con el vampiro) que trata de entender porqué contamos con dicho poder y aprovecharlo para alimentar a todos los resucitados.

Esto nos llevará a un viaje por las zonas de la ciudad luchando contra aquellos que buscan ampliar el ejército de perdidos y que el manantial nunca llegue a abastecer a los resucitados.

El planteamiento es interesante pero por desgracia cae en muchos de los clichés del anime más manido. Poco a poco va perdiendo interés, los personajes no llegan a importarnos e incluso tiene agujeros de guión imperdonables. Si la historia fuera algo secundario no pasaría mucho, pero el juego se empeña en meterla con calzador con muchas cinemáticas y bastante largas además.

En lo jugable es un «soulslike» en toda regla. Combate lento con esquivas y donde cualquier enemigo te puede matar. Exploración de zonas para abrir atajos. Zonas donde guardar (lo que serían las hogueras y aquí son plantas de muérdago) para reaparecer al morir e ir a buscar la experiencia perdida necesaria para subir de nivel nuestras estadísticas.

Code Vein hace esfuerzos por introducir ideas propias. Como los códigos de sangre que nos permiten ir variando el personaje y sus habilidades conforme los apliquemos. Estos nos proporcionan habilidades pasivas y activas a elección.

En cuanto a armas podemos portar dos, una corta y otra larga de una extensa variedad. Pero a la larga terminas pasándote el juego con la primera y sin cambiar, porque Code Vein no es ni mucho menos tan difícil como un juego de FromSoftware o de otros derivados que ya hemos disfrutado (o sufrido).

En parte porque te dan a un acompañante controlado por la IA que lucha contigo y además te puede hasta revivir. Se puede seleccionar dejarlo fuera de combate y luchar solos pero tampoco penséis que el reto aumenta mucho más.

Esto hace que el juego de rol que hay oculto en los cambios de habilidades y mejora de la armadura y equipo no sea para nada importante ni necesario. Para colmo el combate pierde mucho por unas animaciones que tardan demasiado en ejecutarse y no se cortan hasta acabar y dejar comenzar la siguiente que realizamos. Esto provoca la pérdida de flow en el combate que se vuelve algo tedioso.

Tampoco es que los enemigos nos ofrezcan grandes alicientes para luchar con ellos. Sus mecánicas son bastante básicas, se pillan con ligereza y ni siquiera los jefes finales plantean reto alguno. Eso sí, los diseños son muy buenos.

La exploración por su mapeado tampoco es lo mejor del juego. Y es que tratar de «copiar» el buen hacer de FromSoftware es muy difícil y cuando tratas de hacer mapas laberínticos donde un atajo de deja con la boca abierta por lo que descubres, no está al alcance de todo el mundo.

En lo técnico, Code Vein apuesta por el cell shading que termina siendo bastante resultón. Los diseños de las ciudades y de algunos enemigos es bastante bueno, pero peca de algo de clipping que desluce el acabado. Esto unido a las animaciones torpes y excesivamente largas hace al juego algo irregular.

En lo sonoro demuestra ser un juego japonés 100%. Mezcla de temas instrumentales con JPOP, que casa bien pero la variedad es demasiado corta y se repite demasiado.

CODE VEIN

NOTA - 73%

73%

Code Vein busca llevar la jugabiidad de los "souls" a la estética anime, pero falla en su intento. Ni supone un gran reto, ni su combate está bien medido ni su historia es tan interesante.

User Rating: Be the first one !

Sobre Pichumalaga

Crecí con un Amstrad CPC 6128 en las manos, Mega Drive fue mi primera consola, bajé escalones con un Spectrum ZX 128K para dar un salto al PC... Tras overclokings y mods, PlayStation me poligonizó y desde entonces hasta ahora abrazo cualquier cosa que tenga un pad. Para cualquier cosa me tenéis en PSN como pichumalaga

Mira esto también

Análisis de LEGO Jurassic World para Nintendo Switch

El fan de los juegos de LEGO no se decepcionará, Jurassic World ofrece lo que se puede esperar y es cierto que la saga tampoco da para muchas más florituras, pero el reciclaje es muy evidente.

A %d blogueros les gusta esto: